domingo, marzo 28, 2021

El día que murió el poeta del pueblo - Migue Hernández



El día que murió el poeta del pueblo - Migue Hernández

Y el 28 de marzo de 1942 vivió su propio crepusculo:

Tosía, apenas nadie le hacía caso, era un simple preso. Él ya se había dado cuenta. Eran los últimos estertores, se le acababa el hilo de la madeja de la vida.

No quería morir, tenía que vivir para su mujer, para su hijo.

Y fue entonces cuando se dio cuenta de que no era él el dueño de su destino. Era su última noche. Y empezó a soñar, veía a sus hijos, el que se fue y el que quedaba, a su amada Josefina, y se dejó ir.

Recordó a sus amigos, a su querida Maruja Mallo, a Pablo Neruda, a Vicente Aleixandre, a Ramón Sijé, y recordando, se fue yendo, sin decir nada.

Sin alzar la voz, quedando para siempre su huella y sus ojos abiertos, los que nunca pudieron cerrar, y se dejó ir, con sus recuerdos, con sus treinta y un años de vida.

Y a eso de las 5:32 dejó de respirar.

79 años sin Miguel Hernández


79 años sin Miguel Hernández

DÏa 28 de marzo, se cumplen 79 años de la muerte del poeta oriolano Miguel Hernández.
Murió a los 31 años de edad en la enfermería de la cárcel de Alicante víctima de tuberculosis. En estos días del aniversario de su muerte se le recuerda más que nunca

Viva Hernandez siempre y sus poemas

sábado, marzo 27, 2021


 Esta es la ex Viña de Joan Manuel Serrat
Perinet Winery, los vinos que no se rinden ante las dificultades

La empresa apuesta por una viticultura respetuosa con el medio ambiente y exporta sus caldos a todo el mundo

LORENA FARRÀS PÉREZ
27/03/2021 00:05

En 1998, el cantautor Joan Manuel Serrat compró, junto con otros dos amigos, el que ahora es Perinet Winery. Plantaron 22 hectáreas de viña en la comarca del Priorat, pero cuando empezaban a recoger los primeros frutos y a elaborar los primeros vinos, les sorprendió la crisis del 2008. La situación económica llevó a los tres socios a ponerla a la venta, aunque Serrat aguantó las pérdidas de la empresa hasta encontrar a alguien que tuviera la misma pasión por la uva y el vino que tenía él. Este alguien fue un grupo de once socios de distintos países del mundo, que se hicieron con la bodega en el año 2013.

Tras pagar cerca de cinco millones de euros para la adquisición de la bodega y realizar varias inversiones para su puesta en marcha, los nuevos propietarios salieron al mercado con una producción de unos pocos miles de botellas. “Al inicio, Estados Unidos eran nuestro principal mercado, pero han sido años muy inciertos con el presidente Trump en el gobierno y, por estrategia empresarial, hemos abierto las ventas a más países”, explica Antoni Sánchez-Ortiz, responsable de la empresa.

Modelo
La recolección de la uva es manual y no se utilizan ni pesticidas ni herbicidas
En la actualidad, Perinet Winery cuenta con una producción de 70.000 botellas, el 60% de las cuales tienen como destino Estados Unidos. Se trata de vinos de gama media-alta, con precios de entre 20 y 120 euros la botella. La bodega apuesta por una agricultura respetuosa con el medio ambiente, sin pesticidas o herbicidas, y por la recolección manual, sin maquinaria. Acaban de implantar una instalación solar para el autoconsumo de electricidad, que ha sido financiada en parte a través de la plataforma de financiación colectiva Ecrowd, acreditada por Acció.

En Dos parejas y un Destino No quiero verlo más": Karlos Arguiñano y su programa más sonrojante en TVE




En Dos parejas y un Destino
No quiero verlo más": Karlos Arguiñano y su programa más sonrojante en TVE

De Merce Moreno
27/marzo/ 2021

Marlos Arguiñano ha sido el anfitrión del viaje de Anne Igartiburu, María del Monte, Gonzalo Miró y Florentino Fernández por Euskadi en “Dos parejas y un destino “

El cocinero a aprovechado la comida con los invitados para contar anécdotas de sus comienzos en Televisión Española, hace ya más de 30 años, al frente de “Este sábado cocinas tú “

"Una noche vinieron Joan Manuel Serrat y su equipo a cenar a mi casa. Les estuve contando chistes hasta las 4 de la mañana. Uno de ellos me dijo que si hacíamos vídeos de chistes, pero yo me negué. Les conté que yo lo que quería era hacer un programa de cocina", ha explicado Arguiñano, añadiendo que, a los 10 días de aquella velada, le llamó uno de los presentes en la mesa y le dijo que "desde el día siguiente" podría tener su propio espacio culinario.

"Ahora un programa de cocina es algo normal en una televisión autonómica o nacional, pero en aquella época no. Parecía que todo tenía que ser espectáculo", ha opinado Karlos. En este momento, Flo ha recordado que en esa ocasión "conoció a Anne Igartiburu". "Yo ya tenía éxito en el año 90 o 91 y empecé a hacer ese programa en La 1 los sábados, en el que llevaba a gente que no había cocinado nunca", ha recordado y, dirigiéndose a la presentadora de las 'Campanadas' de la cadena pública, ha realizado una confesión.

"Tengo un recuerdo malo, malo para mí, y es que me parecías tan guapa que me quedaba con una cara de bobo mirándote todo el programa. Decía todo el rato: '¡Qué guapa, qué guapa!'. Te lo juro, no quiero ver ese programa nunca más", ha desvelado Karlos, desatando las risas entre los comensales y en especial en Anne Igartiburu.

Además, ha rememorado que incluso se especuló con que ambos podían ser más que amigos en esa época: "Hubo rumores de que habíamos comenzado una relación. Yo, cuando me entero, la vi en un aeropuerto y le dije: 'Anne, ¿has oído esto?'. Ella me contestó: 'Claro, ¿no lo sabías o qué?'. El último que me entero, como siempre".

jueves, marzo 25, 2021

Personalidades homenajearon a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo


 

Personalidades homenajearon a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo

Joan Manuel Serrat, Lila Downs y Fito Páez, entre otros destacados artistas, actores, periodistas, escritores y deportistas sumaron sus mensajes en el marco de la campaña organizada por la Secretaría de Derechos Humanos.

Publicado el miércoles 24 de marzo de 2021

Esta iniciativa forma parte de las actividades que lleva adelante la Secretaría durante el Mes de la Memoria, en homenaje a la lucha y resistencia de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, al cumplirse 45 años del golpe de Estado cívico-militar.

Diferentes personalidades del mundo de la cultura y el deporte se sumaron a la convocatoria de la Secretaría, y compartieron sus mensajes de afecto, cariño y reconocimiento a esas mujeres que ya se han transformado en un símbolo de lucha y dignidad.

“Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo constituyen un ejemplo para nuestra historia reciente, un ejemplo de lucha contra la injusticia y la impunidad. A todas ellas les rindo mi tributo y les mando todo mi cariño” señala Joan Manuel Serrat en el mensaje que compartió.

“Hoy, después de 45 años, seguimos en la lucha con mis amadas locas: Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, adorables y veneradas en todo el mundo por su búsqueda incesante de Justicia, Memoria y Verdad. Con emoción las abrazo, como siempre, cada día de mi vida”, expresa Fito Páez en su video.

Además participaron de la campaña, entre otros, Paco Amoroso, Florencia Trinidad, Julieta Ortega, Jey Mammon, Nancy Duplaá, Pablo Echarri, Pepe Sánchez, Sebastián Dominguez, Claudia Piñeiro, Mercedes Morán, Julia Zenko.
Todos los mensajes pueden verse en las redes sociales de la Secretaría @sdhargentina

Homenaje a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo - Mes de la Memoria


 

Marie-Anne Erize: la joven que cambió una vida de modelo por un modelo de vida y desapareció en la última dictadura





Marie-Anne Erize: la joven que cambió una vida de modelo por un modelo de vida y desapareció en la última dictadura

Fue amiga de Teté Coustarot y almorzó con Mirtha Legrand. Prefirió dar apoyo escolar en las villas que desfilar en las pasarelas, eligió ser militante antes que mannequin.

El 15 de octubre de 1976 fue secuestrada y nunca más se supo de ella

Susana Ceballos
25 marzo 2021

Foto En el 73, Marie-Anne se aleja de los flashes y se vuelca de lleno al trabajo social

Algo parecido a la felicidad ocurrió esa tarde que Marie-Anne se metió en la villa del Bajo Belgrano para llevar comida y ropa. Quizá rodeada de esos chicos de rostros curtidos y sonrisa pícara recordó su infancia en Misiones. Quizá fue cuando habló con su perfecto francés y ellos se rieron por esas palabras que sonaban tan raras como mágicas. Quizá cuando tocó su guitarra y cantaron todos o cuando renunció a su cargo en el Liceo Jean Mermoz para trabajar como maestra voluntaria en la villa. Sí, algo parecido a la felicidad sintió Marie-Anne el día que decidió dejar de caminar por las pasarelas para andar por su propio camino. Un camino donde la solidaridad no dejaba espacio para la frivolidad. Sí, algo parecido a la felicidad debe haber sentido Marie-Anne. Ni ella ni nadie anda en busca de tristeza, pero a ella, como a miles, la atravesó una historia que no se olvida, algunos no entienden y sobre todo, todavía duele.

Marie-Anne crece en un pueblo llamado Wanda, cuyo límite era la selva misionera. Con su papá, su mamá y sus hermanos vive en un lugar sin agua corriente ni luz eléctrica, pero adonde pasean a caballo, plantan mandioca y vuelven de la escuela trayendo ananás. La infancia silvestre muta a otra ciudadana. Por falta de colegios secundarios para las chicas, la familia se muda a Boulogne, a Ciudadela y finalmente a Belgrano.

Mientras, el mundo es un hervidero de movimientos. Los jóvenes franceses del 68 piden “la imaginación al poder”, en Cuba se vive el apogeo de la Revolución, los vietnamitas derrotan a los estadounidenses, los obispos latinoamericanos reunidos en Medellín aseguran que ante la violencia sistemática de los poderosos no está mal que los débiles se levanten. El poder popular parece posibilidad y no utopía.

Foto 2 Se cree que Joan Manuel Serrat le dedicó la canción "La montonera", dato que no es cierto. Nico Favio, el hijo del director, escribió en su memoria «¿Dónde estás Marie-Anne Erize?»

A los 19 años, Marie-Anne vive con intensidad. Como miles de jóvenes, sueña con una sociedad más equitativa. Es una mujer metida en las ideas e ideales de su tiempo. Combina sus actividades en el barrio con su trabajo de maestra jardinera en el colegio Mermoz. Su belleza no pasa desapercibida. Es linda por genética y con un aspecto salvaje e indomable. No es coqueta, se viste con descuido, pero posee una elegancia natural y un rostro tan luminoso y vivo que cuando sonríe eclipsa, y cuando habla, todos enmudecen.

Llega al mundo del modelaje no por decisión sino por casualidad. Conoce a unos jóvenes publicitarios de una agencia llamada La Vanguardia que le realizan un book de fotos para lanzar su carrera de modelo. Las marcas se entusiasman con esa joven tan distinta. Posa para catálogos y para revistas.

En enero de 1972 participa en Miss Punta del Este, tres meses después la coronan primera princesa en el concurso de belleza que organiza la revista Siete días. A la semana ocupa la portada de Gente. Almuerza con Mirtha Legrand. Los mejores anunciantes se la disputan: Avianca y Jockey. Para la marca de cigarrillos filma un comercial. Aparece apenas 43 segundos, tiempo más que suficiente para impactar con su belleza sublime. Hoy ese comercial se resignifica y lacera.

Esa mezcla de naturalidad y sofisticación impacta a Manuel Lamarca, el diseñador más top del momento, que la elige de musa.

Mora Furtado se la cruza en algunos desfiles y hoy la recuerda como “muy joven y monísima”. De Teté Coustarot se hizo compinche. “Era fresca, bellísima -le cuenta a Teleshow-. Empezó a trabajar porque tenía un estilo muy europeo, con su pelo muy corto y su aire selvático, absolutamente diferente al resto. Llegaba sin maquillaje y con su alegría permanente. Era una aventurera a la que no le importaba la opinión de los demás. El laburo de modelo era un modo de ganar dinero para liberarse de uno de oficina”. En los camarines, mientras se pintaban las uñas, les hablaba de su trabajo en el barrio. “Tenía una modernidad asombrosa. Libre, muy libre”.

El teléfono de su casa no para de sonar. La llaman fotógrafos, agencias, pero también desubicados que hoy detentan su verdadero nombre: acosadores.

Sin proponérselo, la argentina más francesa se impone en el mundo de la moda.

Ella no se engaña: ese mundo no es el verdadero mundo. Hay otro con casillas de chapas y chicos con presente pero sin futuro que la mueve y la conmueve. En los desfiles saben de su compromiso social, por eso cuando pide modificaciones de horarios para ir a trabajar a la villa, acceden. No concibe ser feliz si los demás no lo son.

Su familia respeta sus decisiones, pero temen. Temen el mundo de la moda y sus excesos, y temen una realidad política cada vez más radicalizada. Marie-Anne compra un pasaje y parte a Francia.

Aterriza en París con su guitarra y un poncho de colores. Acaba de cumplir 20 años y se instala en una buhardilla. Conoce a Paco Rebés, un productor de espectáculos que representa artistas como Paco de Lucía y Joan Manuel Serrat, y no oculta su simpatía por la agrupación Montoneros. Hacia fines de octubre, Marie-Anne viaja a Nueva York para presentarse en agencias. No la contratan y se ofrece a ayudar a Paco de Lucía a promover su espectáculo en el Carnegie Hall. Vuelve a París, participa en debates sobre el capitalismo, el Che en Cuba y Allende en Chile. La acusan de “burguesa” y también la llaman “Madre Teresa”. Se ríe y vuelve a su lugar en el mundo: Argentina.

En Buenos Aires regresa a los desfiles y a su trabajo social. Se debate entre dos mundos: el de la pasarela y el de la villa. La liviana superficialidad la invita a sentarse y el compromiso social la impulsa a seguir. ¿Qué hacer? Renuncia al mundo ideal y se queda con el real. Abandona el modelaje, se postula para trabajar en Austral y se inscribe para estudiar antropología en la UBA.

Participa en reuniones y manifestaciones. No está sola. Son miles los jóvenes que comparten su compromiso y encuentran en las organizaciones revolucionarias un lugar de pertenencia y un camino a seguir. Nadie puede intuir que ese camino terminará en un precipicio.

Foto 3 Era tan delgada que de chica la apodaban "Tacuarita"

Marie-Anne se siente identificada con los que se prefieren “libres o muertos, pero jamás esclavos”. Desde su sensibilidad social se acerca a la causa montonera. No le interesa la violencia. Cree en Perón y en lo que representa para los más pobres. La esperanza la invade, todavía ignora que el futuro que sueña le estará vedado.
Militante de base sigue con su compromiso social y consigue el trabajo en Austral.

Le gusta cocinar, ir al cine y sobre todo, bailar chamamé con la gente del barrio que al verla moverse no saben si están frente a una muchacha o una aparición.
Deja su trabajo en la villa de Belgrano para pasar a la de Retiro junto al padre Carlos Mugica. Otra vez asombra su presencia, pero no tanto. Los habitantes están acostumbrados a cruzarse en los pasillos a Chunchuna Villafañe y una flaquita de pelo largo llamada María Cristina de Giácomi que luego trascendería como Cris Morena.

La vida sigue, la muerte espera agazapada. El 1 de julio de 1974 fallece Perón. Hay atentados, hay asesinatos. Hay más víctimas que victimarios. Como otros, Marie-Anne se encuentra atrapada entre un futuro por el que lucha pero no llega y ese presente incierto.

En 1975 el clima de violencia en Buenos Aires es irrespirable. Daniel Rabanal, su pareja y militante, se instala en Mendoza. Ella duda pero lo sigue. El 6 de febrero de 1976 su pareja es detenida. Apenas se entera del arresto Marie- Anne renuncia a su puesto en Austral. Se refugia o la refugian en San Juan.

Le buscan un escondite en el barrio Concepción. Ya no la llaman Marie-Anne sino “Lucía” o “Sofía”. “Para que no la reconocieran se cortaba el pelo, se teñía, pero no había forma de no verla. Era indisimulable”, relata Eloy Camus a Teleshow, quien la conoció: “Era hermosa, delgada y a su vez accesible y piola”. Camus la vio por primera vez en un baile de disfraces. Él era un adolescente de 16 años. Días después la encontró en una plaza, sentada al borde de una fuente: “Me saludó con un ‘¡Hola!’, y yo no pude hablar”.

Foto 4 Marie-Anne tuvo un pie en dos mundos aparentemente difíciles de conciliar: el de la militancia y el de las pasarelas

Da clases de castellano y de francés, pero la plata no alcanza y participa en la cosecha. Lo poco que tiene lo comparte. Se entera de que un compañero está preso y le lleva comida a la compañera que quedó sola con sus hijos. 24 de marzo de 1976 llega el golpe. El horror ya no estará agazapado.

Su mamá -Françoise- intuye lo que se viene. Viaja a San Juan e intenta convencer a su hija para que abandone el país. “Hay pobres en todos lados. Hasta en Francia”, argumenta y recibe por respuesta: “Pero yo no hice nada. No soy una terrorista. No formo parte de la agrupación. Solo quiero ser pobre entre los pobres”.

Se refugia en un campamento en Cerro Negro. La joven que conoció el brillo de las pasarelas y las noches de Mau Mau duerme en una carpa, traslada el agua en baldes y solo come arroz, pastas y alguna conserva. Realiza un viaje a relámpago a Buenos Aires: no lo sabe, no lo saben pero será la última vez que su familia la abrazará.

El 15 de octubre de 1976 va hasta una bicicletería. Precisa arreglar una cubierta. En el lugar tres hombres la rodean amenazantes. El bicicletero intenta ayudarla pero le pegan un puñetazo en la nuca que la derriba mientras lo intimidan con un arma en la mano. Ella grita, forcejea, pierde sus anteojos y un zapato. La meten en un Falcon. La noche oscura comienza. El amanecer no llegará jamás.

Marie-Anne permanece desaparecida. La justicia actuó 35 años después. Determinó que los responsables de su secuestro, violación y desaparición son Daniel Vic, Jorge Olivera, Osvaldo Martel, Carlos Malatto y Eduardo Cardozo, que eligieron ser violadores y asesinos antes que hombres. A Olivera le acaban de otorgar la prisión domiciliaria. Malatto reside impune en Italia.

Dicen que hay que hablar para sanar, pero en la historia de Marie-Anne es imprescindible contar para reparar. Que los responsables de su ausencia se conviertan en recuerdos, o mejor, en fantasmas y hasta que eso ocurra como sociedad seguiremos exigiendo: Memoria, Verdad, Justicia. Porque como escribió Liliana Bodoc: “¿Cómo es posible que siga amaneciendo?, nos preguntamos cuando no volvieron. Fue por ellos, por los que no volvieron, que sigue amaneciendo y amanece”.

Foto 5 Quiero esto, quiero mucho más/Quiero hijos con temple, llenos de coraje/ Para romper los vestigios/De un mundo mediocre/ Que sus padres no terminaron de cambiar.” El poema es de Marie-Anne Erize

Fuente: “La desaparecida de San Juan”, de Philippe Broussard.

miércoles, marzo 24, 2021

Un nuevo libro sobre Serrat despunta un secreto clave sobre su ascenso a la fama


 






Un nuevo libro sobre Serrat despunta un secreto clave sobre su ascenso a la fama

El catalán es el protagonista de este texto escrito por Luís García Gil que revela por qué las melodías del Nano han calado tan hondo en la cultura del pueblo español.

Foto 1 Joan Manuel Serrat, cantante. Fuente: (Twitter)

Por Milagros Aguirre Durá
2021/3/24 · 05:30 hs

Como si de una tesis de grado se tratase, uno de los libros más recomendados este año se vuelve ensayo general de uno de los temas menos escritos hasta ahora, y aún así, un tópico que salta a la vista en toda la obra de Joan Manuel Serrat. Que poetas españoles como Antonio Machado y Miguel Hernández han influenciado la trayectoria del Nano, no cabe ninguna duda. Sin embargo, nadie se había animado a escribir sobre este vínculo entre literatura y cantante hasta ahora

Foto 2 Serrat y los poetas" fue editado por Efe Eme este año.

El responsable de “Serrat y los poetas” es Luis García Gil, escritor que se ha encargado de analizar cómo los poemas de estos reconocidos españoles han sido transformados en canción por el catalán, y cómo este pasaje de la hoja a la melodía, los ha vuelto a rescribir en la cultura vernácula contemporánea. "La poesía cantada de Serrat es una parte indispensable de su obra, tan trascendente como aquellas canciones que son de su propia autoría en letra y música" aseguró García Gil para RTVE.

Foto 3 Es el Serrat de fines de los 60 y principios de los 70 el que toma a Machado y a Hernández.

Y esto es tan cierto como que el mismo Serrat ha popularizado y vuelto a dar voz, no solo a poetas como Machado y Hernández (silenciados por su rol detractor en la Guerra Civil) sino también a autores como Joan Salvat-Papasseit, Mario Benedetti, Luis Cernuda, León Felipe, Joan Margarit y Ernesto Cardenal. Algo más que complejo en la España franquista. Pero Serrat, no solo dio vida musical a estas escrituras sino que los poetas le dieron vida a sus diferentes elecciones artísticas y estilísticas.

Foto 4 Serrat fue un boom similar al de los Beatles en el mundo de los cantautores hispanohablantes.

El mismo Luís García Gil así lo ha destacado. “El Machado social, por ejemplo, está presente en ‘Fiesta’; y Benedetti influye en el Serrat ético, cívico, de los años ochenta" resumió el escritor. Parte de esta influencia ida y vuelta, García Gil la ve resuelta magníficamente gracias al aporte de Ricard Miralles, arreglista y director musical del cantautor catalán, durante varios años. Según el autor de “Serrat y los poetas”, el cantautor supo encontrarle la melodía, la personalidad y el tono exacto a aquello que tenía belleza desde lo oral y lo escrito (pero no lo musical).

Foto 5 Dedicado a Antonio Machado, poeta" (1969) fue el segundo disco de estudio en español del catalán

Los discos “Dedicado a Antonio Machado, poeta” (1969) y “Miguel Hernández” (1972) no solo resignificaron y masificaron el papel de la literatura de ambos poetas en la cultura moderna española. También convirtieron en clásicos indiscutidos del repertorio de Joan Manuel Serrat, temas como “Para la libertad”, “Cantares” y “La Saeta”. Y algo de la magia del catalán hay en este hecho. “Sus arreglos son osados, diría que vanguardistas, no exentos de controversia: convierte a Machado en un poeta pop por la vía de Serrat” afirmó García Gil sobre el protagonista de su libro.

Como cereza del postre, el escritor de “Serrat y sus poetas” tuvo una participación en el libro de lujo: la del mismísimo Nano. El “noi del Poble Sec” aportó a García Gil sus recuerdos y reflexiones acerca de cómo fue la creación y el contexto de todos sus trabajos monográficos. Según el autor, el testimonio del cantante lo ayudó a completar la visión global del arte literario hecho música; a contextualizar con su memoria, aquellos discos y aquellas canciones sobre poemas que marcaron a toda una generación de españoles y convirtieron en piel de gallina constante, melodías infaltables en nuestro recuerdo.

Por el día de la memoria a Argentina



Por el día de la memoria a Argentina

Viva Serrat

24/03/21

martes, marzo 23, 2021

Joan Manuel Serrat, verso a verso




Joan Manuel Serrat, verso a verso

Luis García Gil repasa en el libro Serrat y los poetas una etapa fundamental en la carrera del cantautor

El acercamiento del 'noi del Poble Sec' a la obra de Machado o Miguel Hernández cambió la percepción popular de estos autores

23.03.2021 | 08:56 horas
Por ALBERTO LEÓN

Foto Joan Manuel Serrat, durante una actuación en el Festival Internacional de Viña del Mar (Chile) en 2009. SANTIAGO LLANQUIN / AP PHOTO

Hay un antes y un después en la percepción popular hacia poetas como Antonio Machado o Miguel Hernández. Ese punto de inflexión se puede situar, sin duda, en los discos monográficos que Joan Manuel Serrat les dedicó entre finales de los sesenta y principios de los setenta.

Pero no son los únicos poetas a los que Serrat puso música sino que la discografía del 'noi del Poble Sec' está trufada de poemas cantados de autores como Mario Benedetti, Joan Salvat-Papasseit -a quienes también dedicó obras monográficas-, Luis Cernuda, León Felipe, Joan Margarit o Ernesto Cardenal, por citar solo algunos.

El escritor Luis García Gil analiza ampliamente en su libro Serrat y los poetas (Editorial Efe Eme, 240 páginas, 22 euros) la intrahistoria de estos poemas cantados, que constituyen una parte esencial dentro de la obra del cantautor catalán.

No en vano, temas como "Para la libertad", "Cantares", "Nanas de la cebolla" o "La saeta", entre otros muchos, son hitos dentro del cancionero de Serrat y han permanecido en su repertorio habitual durante el último medio siglo.

"Revolución en la música popular"
"La poesía cantada de Serrat es una parte indispensable de su obra, tan trascendente como aquellas canciones que son de su propia autoría en letra y música", asegura a RTVE.es Luis García Gil, quien en su libro destaca el paso arriesgado que supuso para el cantautor adaptar en aquel momento final del franquismo "a poetas de la España vencida en la Guerra Civil".

Foto 2 Portada del libro de 'Serrat y los poetas', de Luis García Gil. Portada del libro de 'Serrat y los poetas', de Luis García Gil. EFE EME

El disco de Antonio Machado -publicado en 1969- fue una auténtica revolución en la música popular en castellano. Grabar a un poeta y copar las listas de éxitos: eso no lo había hecho nadie, ni nadie lo hará después", afirma el autor, que en su texto lo compara su trascendencia con la de los Beatles en la música anglosajona.

Tres años después del disco dedicado a Machado llegó Miguel Hernández, una de las obras fundamentales en su trayectoria. Serrat logró popularizar a ambos poetas hasta niveles insospechados: "Los masifica -dice García Gil-; esto es bueno y es malo a un tiempo, como él se encargará de decir, porque le parecía que la poesía debería tener mayor alcance popular".

A diferencia de lo que había hecho un precursor en la adaptación musical de la poesía española como Paco Ibáñez -uno de sus referentes-, Joan Manuel Serrat opta por buscar en los poemas "una melodía, una vibración, un tono: les otorga una mirada desprejuiciada y valiente", en la que tiene mucho ver, en opinión de Luis García Gil, el papel de Ricard Miralles, arreglista y director musical del cantautor catalán durante buena parte de su carrera. "Sus arreglos son osados, diría que vanguardistas, no exentos de controversia: convierte a Machado en un poeta pop por la vía de Serrat", asegura.

Foto 3 Luis García Gil, autor de 'Serrat y los poetas' EFE E

Influencia de ida y vuelta
No solo Serrat cambio la imagen popular de estos poetas sino que la lírica de estos influyó en las composiciones del artista barcelonés. García Gil considera que "el Machado social, por ejemplo, está presente en "Fiesta"; y que "Benedetti influye en el Serrat ético, cívico, de los años ochenta".

"Antonio Machado o Joan Salvat Papasseit le influyen en su manera de hacer canciones; Serrat pone música a poetas a los que se siente muy unido. Sus cuatro discos monográficos, incluido el de Benedetti, revelan sus conexiones con estos poetas más allá de esos discos", comenta el autor.

Uno de los atractivos del libro es que Serrat ha colaborado en su elaboración, aportando sus recuerdos y reflexiones acerca de cómo fue la gestación de aquellos trabajos. "Su testimonio me ha ayudado a completar esa visión de conjunto, a contextualizar con su memoria aquellos discos y aquellas canciones sobre poemas", concluye García Gil.

Serrat y los poetas viene a completar un espacio poco estudiado dentro de la producción del cantautor catalán, alcanzando un nivel de detalle que agradecerán tanto los seguidores de Serrat como los lectores de los poetas a los que inmortalizó a través de su música.

domingo, marzo 21, 2021

LOS ENCANTOS DE JOAN MANUEL SERRAT HABRÍAN TERMINADO CON LA AMISTAD DE LOLITA FLORES Y CHARO VEGA






 LOS ENCANTOS DE JOAN MANUEL SERRAT HABRÍAN TERMINADO CON LA AMISTAD DE LOLITA FLORES Y CHARO VEGA
Sus sentimientos por el músico las habrían llevado al abismo.

Por Sabrina Salazar Gómez
domingo, 21 de marzo de 2021 · 11:55

Foto 1

Joan Manuel Serrat y su esposa, Candela Tiffón, conforman una de las parejas más aclamadas dentro de la farándula española y los 43 años de matrimonio que han acumulado explican por qué. En estas más de cuatro décadas, demostraron mantenerse tan enamorados como el primer día.

Por supuesto, es bien sabido que el de Barcelona vivió otros romances antes de coincidir con la mujer de su vida, siendo la famosa “Lucía” el más icónico de todos. Aunque él nunca quiso confirmarlo propiamente, siempre se aseguró que este tema fue escrito por un amor imposible a la que incluso llegó a buscar el día de su boda.

Foto 2

Lo que quizás casi nadie sabría es que aparte de Candela, "Lucía"y Mercedes Doménec –madre de su primogénito, Queco– Joan Manuel Serrat protagonizaría un inusual triangulo amoroso entre él y las dos grandes amigas, Charo Vega y Lolita Flores

La historia comenzó en 1970, aproximadamente, fecha en la cual el cantautor recién se separaba de la progenitora de su único hijo varón. La nieta de Pastora Imperio era muy cotizada para la época y este cayó rendido a sus pies apenas conocerla.

Sin embargo, el también poeta no estaba buscando establecerse con nadie, alimentando así su fama de “rompecorazones”, todo lo contrario a Charo, que sí deseaba avanzar en la relación; además, la marcada diferencia de edad entre ellos fue un factor contundente. Tan solo un par de meses bastaron para darle rienda suelta a sus emociones y luego andar por caminos separados.

Foto 3

Por otro lado estaba Lolita Flores, la mejor amiga de Vega, que según dicen estaba perdidamente flechada por Joan Manuel Serrat e intentó conquistarlo hasta el cansancio sin éxito, ya que este no la vería con los mismos ojos pasionales.
Las especulaciones señalan que la hija de Lola Flores nunca le perdonaría a su confidente el haberle robado al hombre de sus sueños, siendo este el conflicto que marcaría el fin de los lazos que las mantenían unidas

sábado, marzo 20, 2021

EL TRIBUTO A JOAN MANUEL SERRAT QUE PERDURA EN LA MEMORIA DE SU NIETA LUNA

 



EL TRIBUTO A JOAN MANUEL SERRAT QUE PERDURA EN LA MEMORIA DE SU NIETA LUNA

La influencer siente orgullo de ese momento.

Por Leila Pérez
2021/3/20 · 17:53 hs

Decir que Joan Manuel Serrat es de los artistas más prolíferos que ha dado este suelo es decir una verdad absoluta. El aporte que "Nano" ha hecho a la música y a la cultura española es inmenso y merece todos los reconocimientos posibles.

El legado que el intérprete y fiel amigo de Joaquín Sabina perdura entre los músicos que lo toman como referente básico en sus trayectorias. Dani Martín, uno de los cantantes que ha marcado generaciones cuando fue vocalista de la reconocida banda "El Canto del Loco", es uno de sus máximos admiradores.

El hilo conductor entre Dani Martín y Joan Manuel Serrat es Luna, la nieta del intérprete de "Aquellas pequeñas cosas" que es fanática del joven cantante. En más de una ocasión la influencer ha comentado que su sueño era que su abuelo le consiguiera un autógrafo de su ídolo.

Pero Joan Manuel Serrat fue más allá de eso y compartió escenario en más de una oportunidad con el ídolo de su nieta, como si fuera un circulo de sueños cumplidos. Dani aprovechó en sus redes sociales para recordar un momento compartido con el reconocido artista.

Y luego están los que nos dieron todo en la música, en la educación y en la vida. Gracias, Joan Manuel Serrat y nos lo siguen dando.

La emotiva publicación de Dani Martín donde declara su alta estima para con el catalán despertó los comentarios de sus seguidores, entre los que se encuentra Luna Serrat, quien le comentó la fotografía con un "¡Qué bonito eres!", como si fuera una más.

50 años de “Las venas abiertas de América Latina” de Galeano


50 años de “Las venas abiertas de América Latina” de Galeano
Marcó a varias generaciones con este “libro descomunal”.

20 Marzo, 2021

Hace 50 años de “Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano salió la primera edición de lo que se le consideró un “libro descomunal” que marcó a varias generaciones. El escritor uruguayo tenía 31 años y despertó un gran entusiasmo entre los más jóvenes, así como también censuras y exilios.

En los próximos días la editorial Siglo XXI lanzará una edición especial por el aniversario de este clásico latinoamericano El 13 de abril de 2021 se cumplirán seis años de la muerte del escritor uruguayo y para acompañar el lanzamiento del mítico libro la editorial Siglo XXI compartirá durante todo el mes videos de distintos referentes de la cultura leyendo fragmentos de la obra.

El primero de estos famosos lectores es el cantautor catalán Joan Manuel Serrat. Galeano contó que “en 1970, presenté Las venas abiertas de América Latina al concurso de Casa de las Américas, en Cuba. Y perdí.

Según el jurado, ese libro no era serio”. Se equivocaron. ‘Las venas abiertas de América Latina’ se publicó poco después del certamen “y tuvo la fortuna de ser muy elogiado por las dictaduras militares, que lo prohibieron”, escribe Galeano. “La verdad es que de ahí le viene el prestigio, porque hasta entonces no había vendido ejemplares, ni la familia lo compraba”, contaba.

Para la escritora argentina Ana María Shua ‘Las venas abiertas de América Latina’ fue el libro que la conquistó “ese recuento exaltado, conmovedor, de la piratería que arrasó nuestro continente. Fue para mi generación una certificación, una esperanza y un himno.

Desde entonces, todos fuimos o quisimos ser Galeano”. Para el crítico y ensayista Daniel Freidemberg, “Galeano es eso, sobre todo. Es, además, muchas cosas, en sus escritos y en su actuación pública, pero sobre todo, e ineludiblemente, es ese libro descomunal, que le marcó la vida a una generación en esta parte del mundo”.

La íntima entrevista de Taty Almeida con Serrat: "La justicia debe imperar sobre el olvido"


 La íntima entrevista de Taty Almeida con Serrat: "La justicia debe imperar sobre el olvido"

Joan Manuel Serrat pasó por El Destape Radio y repasó sus primeras visitas a la Argentina, su apoyo a la estatización de YPF y su amistad con Joaquín Sabina.

20 DE MARZO, 2021 | 15.20

Joan Manuel Serrat pasó por Qué me contás y habló de todo


Qué me contás, el programa que conducen Taty Almeida y Charly Pisoni los sábados al mediodía en El Destape Radio, suele tener invitados de lujo del mundo del arte y la política. Esta vez fue el turno de una exclusiva charla con el cantautor catalán Joan Manuel Serrat, que hizo un breve repaso por sus primeras visitas al país, y también habló de política, fútbol, la muerte y la amistad. "La Justicia debe imperar sobre el olvido y la memoria debe imperar sobre la corrupción”, recalcó el artista sobre el aniversario del miércoles próximo por los 45 años del último golpe militar.

En comunicación telefónica desde Barcelona, Joan Manuel Serrat tuvo una íntima charla con Charly Pisoni y Taty Almeida, con quien se conocen desde hace muchos años. En el comienzo de la entrevista, Serrat recordó sus dos primeras visitas a la Argentina, en 1979 y 1983. "Fue apoteótico", rememoró Taty sobre el show que el catalán brindó en el Luna Park en junio de 1983, con la Junta Militar todavía gobernando el país. La conductora recordó que el fallecido periodista Bernardo Neustadt estaba presente pero debió irse antes de que comenzara el recital por el repudio del público presente.

El cantautor catalán adelantó que grabó un video para la Secretaría de Derechos Humanos argentina para que proyecten próximamente en el que recalca el "respeto, afecto y gratitud" por lo que representaron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en los últimos años. Serrat aseguró que "han sido años muy duros, como también hubo momentos hermosos" e invitó a no "aflojar": "La Justicia debe imperar sobre el olvido y la memoria debe imperar sobre la corrupción”.

Almeida también indagó en la opinión del artista sobre los gobiernos de Pedro Sánchez en España y de Alberto Fernández en Argentina. "Gobernar suele ser difícil cuando no se pasa por momentos de bonanza", analizó con sencillez Serrat. El catalán también consideró que "son momentos difíciles" tanto por la pandemia como por la búsqueda de algunos gobiernos de ofrecer más derechos a las mayorías.

En el 2012, mientras se llevaba a cabo la estatización de YPF, tanto Serrat como su amigo y colega Joaquín Sabina fueron duramente criticados en España por expresar su apoyo al proceso de nacionalización de la empresa. Consultado sobre si volvería a tomar partido por la expropiación, el cantante catalán fue claro y contundente: “Nunca tuve acciones de YPF en España, por lo que me resultó muy fácil tomar partido”.

Serrat también habló de su amistad con Joaquín Sabina y desmintió categóricamente un mito que indicaba que siempre que se juntaban para comer el que tenía que pagar era el catalán. "Hay que hablar de marxismo y distribución de la riqueza para que guarde la tarjeta y te deje pagar", aseguró Serrat divertido sobre la esposa de Sabina, que es quien maneja su tarjeta de crédito.


(Si entras al enlace, escucharas el audio)

https://www.eldestapeweb.com/atr/el-destape-radio/la-intima-entrevista-de-taty-almeida-con-serrat-la-justicia-debe-imperar-sobre-el-olvido--202132015200?fbclid=IwAR0YG8bfBQUsXpf0EmEmEg1Wqqg9dX3wjB5KGcjGSTJYcfwEI8rNFutV230

viernes, marzo 19, 2021

LUNA, LA NIETA DE JOAN MANUEL SERRAT, LLEVA A SU ABUELO TATUADO EN EL CORAZÓN Y EN LA PIEL



LUNA, LA NIETA DE JOAN MANUEL SERRAT, LLEVA A SU ABUELO TATUADO EN EL CORAZÓN Y EN LA PIEL

La nieta del cantautor lleva impreso el amor que siente.

viernes, 19 de marzo de 2021 ·

Como es habitual ahora en las redes sociales, Luna, la nieta influencer de Joan Manuel Serrat se dispuso a responder algunas de las preguntas de sus seguidores a través de la red de corazones. En más de una ocasión, Luna ha dejado claro que se considera la mayor admiradora de su abuelo, y ha dejado a través de una foto una prueba indiscutible de ello.

Obviamente no podía quedar por fuera de la curiosidad de sus seguidores cuál es la canción favorita de Joan Manuel Serrat, tal vez la que ha marcado su vida de una forma particular. La respuesta de Luna, no pudo ser más certera: con una fotografía en blanco y negro de su muñeca, evidenció el lugar exacto en el que se tatuó el nombre “Lucía”, como un tributo a su hermana menor -bautizada de esta manera- y al sencillo que más adora del cantautor catalán.La publicación de Luna Serrat, en sus historias de Instagram.

Luna aprovechó la función musical de Instagram para que el famoso tema de su abuelo, considerado como la canción más hermosa de Joan Manuel Serrat, sonara mientras la historia se reproducía. Algo parecido hizo en un par de publicaciones más adelante de sus historias, cuando le preguntaron sobre su canción predilecta de Joaquín Sabina.

De acuerdo a varias investigaciones periodísticas y al testimonio de Santiago Feliú, Joan Manuel Serrat habría escrito “Lucía” basándose en un viejo amor imposible que quedaría grabado en su corazón para siempre, aunque hasta ahora ha eludido con precisión el tema cada vez que alguien intenta develar lo que se ha convertido en una historia de amor inconclusa y velada por el tiempo.

https://www.es24.com.es/entretenimiento/2021/3/19/luna-la-nieta-de-joan-manuel-serrat-lleva-su-abuelo-tatuado-en-el-corazon-en-la-piel-7265.html?fbclid=IwAR09CTtZ_0od3NyOcwjElU06UiWoBW4OF20_as4pyBgBPyOncJZRBiJxFxQ


miércoles, marzo 17, 2021

martes, marzo 16, 2021

Joan Manuel Serrat - VISITA CARCEL DE MUJERES S. CHILE - 1990

Almudena Cid es la tercera hada madrina de Candela Serrat


 Almudena Cid es la tercera hada madrina de Candela Serrat

Lira Felix 16/03/2021

Candela Serrat y Almudena Cid son amigas desde hace muchos años. Ambas comparten profesión y reconocimiento mutuo. Son muchas las ocasiones en las que se han demostrado que se admiran, se quieren y respetan.

En esta ocasión, Candela Serrat ha querido compartir con sus seguidores de Instagram un momento personal de su boda, junto a dos amigas que cumplen años. «Somos tres mujeres diferentes que han encontrado conexiones más fuertes que darse la razón todo el rato. Por encima del ego siempre la generosidad y el calentarle a la otra el corasonsito», escribe la hija de Joan Manuel Serrat.

Este mensaje es para felicitarlas porque cumplen años y no pueden celebrarlo juntas. «Os quiero muchísimo reinas. Sed muy felices en vuestro día y hacednos tan felices a los demás en los nuestros.Y celebrad como sabéis…».

En esta exaltación de la amistad, la actriz no se ha olvidado de Almudena Cid a la que le une una bonita relación desde hace muchos años. Candela Serrat la ha definido como «mi tercera hada madrina. Aunque hoy no sea tu cumpleaños quiero que sepas que todo esto también lo adhiero a ti».

Hace unos meses, Candela Serrat escribió lo que significaba para ella la campeona de gimnasia rítmica. «Esta mujer maravillosa se pasó toda mi boda ayudándome a sacar todo lo que mi falda arrastraba del campo para no estropear el tul del vestido. Me acompañó, me ayudó en todo y me dio la mano y el corazón todo el rato en el día más importante de mi vida. Lloró de emoción cuando le pedí que estuviera a mi lado ese día y se alegró cada segundo por mi felicidad».

Candela Serrat aseguró que Almudena Cid consigue cada uno de sus sueños con una cantidad casi imposible de trabajo duro (porque sepan que esta mujer trabaja durísimo) pero sobre todo, con una ilusión gigante por superarse y reinventarse. Esta mujer maravillosa forma una onda expansiva grande a su alrededor que nos contagia al resto. Nos motiva a querernos con ganas locas, a luchar por nuestros sueños con uñas y dientes y a saber que nada está lejos de nuestro alcance, y si ponemos el trabajo, las ganas y el amor suficiente nos comemos el mundo. Esta mujer pone su corazón y su sonrisa por delante en todo lo que hace»

lunes, marzo 15, 2021

Libro SENTIR Y PENSAR CON SERRAT: REFLEXIONES SOBRE EL VIVIR Y EL MORIR DE U


 Libro
SENTIR Y PENSAR CON SERRAT: REFLEXIONES SOBRE EL VIVIR Y EL MORIR DE U
Reflexionar sobre la vida paseando solos o acompañados con los demás viajeros. Observando, escuchando, hablando, vamos haciendo un camino. Compartimos de este modo la preocupación sobre la vida misma y nos encontramos con la alegría, el…


Titulo
SENTIR Y PENSAR CON SERRAT: REFLEXIONES SOBRE EL VIVIR Y EL MORIR DE U
Autor SAINZ BERMEJO, FRANCESC
Editorial MILENIO

Descripción
Reflexionar sobre la vida paseando solos o acompañados con los demás viajeros. Observando, escuchando, hablando, vamos haciendo un camino. Compartimos de este modo la preocupación sobre la vida misma y nos encontramos con la alegría, el sufrimiento, las emociones, los sentimientos, las contradicciones, y nos damos cuenta de que los humanos somos parecidos, aunque las experiencias son únicas para cada uno de nosotros. El amor y los vínculos, la muerte y la soledad, la felicidad y el dolor se entrelazan, caminan juntos y configuran lo que somos. El autor, psicoanalista con dilatada experiencia clínica y docente, reflexiona y dialoga consigo mismo y con el lector sobre las preocupaciones humanas y se apoya en la poesía y en la canción de Joan Manuel Serrat para poder sentir y pensar conjuntamente.

domingo, marzo 14, 2021

LUIS GARCÍA GIL | ESCRITOR “Serrat era un rebelde, pero sus canciones no transmiten ningún tipo de violencia”


 LUIS GARCÍA GIL | ESCRITOR

“Serrat era un rebelde, pero sus canciones no transmiten ningún tipo de violencia”
El autor gaditano publica con Efe Eme el libro ‘Serrat y los poetas’, donde recorre todos y cada uno de los discos en los que el cantautor catalán recoge versos para ponerles música
Foto. Luis García Gil posa con un ejemplar de su nuevo libro sobre Serrat. / JESÚS MARÍN
JOSÉ ANTONIO LÓPEZ
14 Marzo, 2021 - 06:00h
El escritor y poeta Luis García Gil (Cádiz, 1974) vuelve otra vez su mirada a Joan Manuel Serrat. Lo hace en un libro en el que, casi verso a verso, profundiza en la relación del cantautor catalán con los poetas a los que puso música o a los que cantó en sus discos con las músicas de otros. Serrat y los poetas (Efe Eme) es un detallado, muy detallado, recorrido por ese Serrat capaz de andar tantos caminos llenos de versos, rimas y, por supuesto, musicalidad y ritmo.
–¿Qué le ha hecho regresar a Serrat? ¿Quedó algo pendiente en sus anteriores libros sobre el cantante catalán?
Con Serrat es verdad que soy bastante reincidente, he escrito mucho sobre él, pero es que he escrito en total unos veinte libros en los que la temática es bastante variada. No me gustaría que se me encasillara ni como escritor de cantautores ni como biógrafo semioficial de Serrat, que no lo soy. Es verdad que mi primer libro fue sobre Serrat, que para mí es una figura primordial e influyente de la música popular española. Es mucho más que un cantautor, engloba muchos mundos. Serrat te lleva a muchos lugares diferentes porque su obra, como ya dijo Joan Barril, es como una catedral de canciones, siempre se encuentra algo nuevo. Entonces, volver a Serrat siempre es un placer, un privilegio. En este caso, trabajar con Efe Eme es otro privilegio porque es una editorial musical que publica muy bien, edita muy bien, que cuida muy bien los libros.
Por mi cabeza siempre rondaba centrarme en el Serrat cantor de poetas. Y hay una parte de la obra de Serrat que siempre me ha interesado mucho, que es la que tiene que ver con la poesía cantada. Creo que no se ha reivindicado a Serrat suficientemente como cantor de poetas; se ha reivindicado, pero ponerlo sobre la mesa en un libro, en una monografía, no se había hecho.
–Había cierto vacío, para entendernos.
–Creo que sí. Cuando haces un libro que estudia toda la carrera de Serrat, te das cuenta que hay una parte primordial que es la poesía. Igual que hice el libro de Mediterráneo porque es el gran disco de Serrat, la piedra angular sobre la que gira todo su cancionero, realmente sus discos de poeta, sobre todo el de Machado y Hernández, han significado tanto en la memoria musical de España que consideraba importante ponerlo por escrito.
Y luego, también, uno siempre aspira al libro pedagógico. Puede sonar pretencioso, pero no debería serlo tanto. Es decir, un libro que sirva de brújula para los colegios, para los profesores de Lengua y Literatura, para enseñar poesía de la mano de Serrat, que ha sido alguien muy preocupado por acercar la poesía a la gente. Ese concepto de divulgar la poesía es evidente que, gracias a Serrat, lo ha conseguido con una revolución que desde luego no ha conseguido nadie en este país. Ni Paco Ibáñez, que era mucho más minoritario, ni Raimon, todavía más minoritario en el ámbito catalán cantándole a Espriu, ni Amancio Prada, al que admiro profundamente. Nadie consiguió en su momento la trascendencia que logró Serrat poniéndole música a versos de poetas.
–¿Quizás también porque se encontraba en el momento adecuado, en la época adecuada?
–Claro, sí, pero también había que hacer ese ejercicio de riesgo. Teniendo en cuenta que él entendía la canción como algo muy abierto, musicalmente me refiero. Trabajando con Ricard Miralles como arreglista, él no le pone música a los poemas de Machado de una forma ortodoxa, sino que lo hace de una manera realmente heterodoxa y polémica en su momento.
–¿Innovadora?
–Claro, porque son arreglos que a lo mejor hoy pueden sonar... desde el año 1969..., pero en aquel momento eran arreglos potentes, eran arreglos donde contaba la melodía, contaba la instrumentación; no se trataba de recitar a Machado cantándolo, se trataba de darle otra cosa. Dicen que la poesía de Machado ya lleva incorporada su música, pero Serrat le otorgó otra cosa.
Tú puedes
leer a Machado que ese ejercicio no se pierde con Serrat, sino que se redobla. Es verdad que cuando leemos los poemas de Machado musicados por Serrat, inevitablemente la música se nos aparece.
–El libro está hecho casi verso a verso, y es verdad que hay un pequeño tratado de poesía, de una determinada poesía.
–Si Serrat le pone música a un poeta determinado, hay que hablar de ese poeta.
–Eso destaca en el libro: se sitúa al poeta en su contexto.
–Claro, no puede ser Machado, como decían en la Chile de Pinochet, el letrista de Serrat. Machado es muy importante, tremendamente importante, y en este caso Serrat se acerca al poeta con admiración, veneración y mucho respeto. Y yo, antes que admirador de la canción, soy admirador de la poesía. Leo mucha poesía y la poesía forma parte de mi vida; en mi caso, Antonio Machado y Miguel Hernández eran poetas transitados antes de escucharlos en la voz de Serrat, o por lo menos tenía referencias de ellos. Es verdad que Serrat es un impacto de adolescencia, pero yo sabía ya quién era Machado. Pero es cierto que a mí Serrat me descubre la poesía catalana, que la desconocía. Joan Salvat-Papasseit es un poeta ácrata catalán al que le pone música en el año 1977, en un disco fantástico que se llama Res no és mesquí (Nada es mezquino). Ese poeta lo incorporo a mis referencias gracias a Serrat. Y luego otros poetas catalanes como Josep Carner, Pere Quart, Joan Vergés, Joan Margarit incluso, aunque ya lo conocía, que también van apareciendo gracias a Serrat.
–Fue una manera de acceder a una poesía catalana no muy conocida entonces.
–Efectivamente. Yo reivindico mucho al Serrat bilingüe. Igual que me molesta que al catalanismo ortodoxo y radical le moleste Serrat. El momento en que Serrat canta a Machado es un momento de ruptura con muchas cosas. Por un lado, es un reconocimiento del Serrat en lengua española, ya es una ruptura con el movimiento de la cançó, que quería que Serrat le cantara a Espriu. En ese momentos, Serrat se siente heredero de una doble cultura, la que emana de Cataluña, la Cataluña mestiza de su padre Josep, pero luego también está la madre Ángeles que es aragonesa. El mundo de Serrat es muy variado, representa un poco la riqueza de una persona que charnega, que bebe de muchos lugares, desde la copla hasta la canción francesa pasando incluso por las referencias anglosajonas tímidamente reflejadas en su cancionero pero que están ahí: Beatles, Dylan... Hay muchos Serrat.
Entonces, la poesía de Machado fue un impacto en su propia obra porque le influye incluso como cantautor. Nadie imaginaría a Lluís Llach o a Raimon poniéndole música a Machado, entre otras cosas porque a la nova cançó le parecía herético cantar en castellano. Parece que la lengua española es la lengua de Franco.
–Pero a veces se pone en su sitio, como con Eurovisión.
–Yo creo que fue muy importante en su carera Lasso de la Vega, su promotor, porque en ese momento él considera que tiene que dar un salto hacia Latinoamérica, donde va a ser un símbolo importante, donde lleva a estos poetas en su equipaje y van a ser trascendentes en aquel continente.
–Y recoge otros poetas, y otras músicas a Machado, como ‘Las moscas’ de Alberto Cortez.
–Sí, sí, Alberto Cortez fue precursor. De hecho, Serrat lo tuvo en cuenta en el disco de Machado con Las moscas y con Retrato o el de Hernández con la Nanas de la cebolla, también de Cortez. Eso da una idea de la generosidad de Serrat con sus compañeros de camino y vale también para Miguel Poveda cuando canta Para la libertad; es decir, que cuando algo está ya hecho bien, no vengas tú a hacerlo. Cuando escucha Retrato y Las moscas, Serrat es consciente de que se ha hecho una gran trabajo y no tiene que meterle otra música.
–En el libro destaca la honestidad de Serrat. También por cosas como estas que le honran.
–Y le dignifican en una época en la que él tenía veintitantos años, un joven que tiene muy claro que Alberto Cortez ha hecho un trabajo previo importante. Serrat siempre le ha citado en los conciertos como autor de la música. Y en el disco catalán, que es menos conocido, también utiliza a otros cantautores catalanes que los incorpora porque piensa que ya está bien hecho. Él le da su personalidad interpretativa.
–Su timbre, dice usted en el libro...
–Su timbre, su timbre... Para bien o para mal, que también ha sido pasto de imitadores y demás. Pero, claro, escuchas a Serrat y lo identificas enseguida. De hecho, cantar como Serrat es muchas veces caer en la parodia. Como Serrat sólo canta Serrat.
–En el libro se incorporan muchas charlas personales con Serrat que van salpicando las distintas páginas. Imagino que el libro no sería igual sin esas palabras.
–No, claro. En este caso consideraba fundamental que Serrat colaborara después de tantos años de relación a través de los otros libros. Es el primer libro mío que cuenta con testimonios de Serrat, que ya tocaba (ríe). Sí es verdad que en el caso de hilar fino con estos poemas, en la relación suya con la poesía, era muy importante que Serrat me fuera salpicando de anécdotas ese recorrido. Me llamó un poco la atención, cuando yo fui repasando toda esa entrevista con él, que yo tenía la sensación de que no había contado nada nuevo, o nada que yo no supiera, pero los sabios, la gente con tanta sabiduría, te engañan totalmente. Nada de lo que Serrat te dice es algo que haya que no considerar: te lo cuenta de una forma, te lo dice de una manera y te lo matiza de una forma tan certera, que al final te das cuenta de todo lo que ha contado sin que pareciera que lo había contado. La verdad es que le saqué mucho jugo a todas esas conversaciones.
–¿Y cómo convive el Serrat que se nutre de los poetas con el Serrat que crea sus propios poemas, sus propios versos?
–En el primer libro de Serrat sí diferencio un poco la poesía propia de la poesía cantada, e incluso de la relación de Serrat con otros textos, que también ha puesto música a un cuento de Marsé, a un artículo de Joan Barril, a un microrrelato de Galeano..., el ejercicio de Serrat es bastante diverso a la hora de dar forma a algo para que se convierta en canción.
Y respecto a su propia poesía, Serrat parte de la nova cançó, empieza a escribir textos que son deslumbrantes para la edad que tiene, en sus primeras canciones en catalán, luego da el salto al castellano y ahí, digamos, que Vázquez Montalbán nos quería hacer ver que a Serrat le costaba encajar la rima, que se traducía un poco a sí mismo, y la verdad es que no, que en castellano él entra con la misma soltura que en catalán. Ese es el milagro Serrat, que, como ya dijo Aute, quizás sea la única figura de la canción mundial que ha sido capaz de escribir dos obras maestras en dos lenguas distintas, no vas a encontrarte otro. Tiene un doble mérito. ¿La poesía de Serrat? Está en su propio origen, en sus primeras canciones ya se percibe esa poesía. Serrat encuentra la voz propia desde el primer disco en catalán.
A medida que Serrat va incorporando los poetas a su cancionero se produce una simbiosis en la que se ve que hay canciones de Serrat en las que se nota esa influencia machadiana. Machado es un poeta que le influye para hacer canciones. Por un lado, lo escoge porque esos poemas le hubiese gustado haberlos escrito y cantado, y directamente les pone música, pero luego su propio cancionero, por ejemplo Fiesta, tiene mucho que ver con el mundo de He andado muchos caminos. Muchacha típica, un retrato muy machadiano también. Esa capacidad de sublimar lo pequeño, lo nimio, como hacía Machado, eso está perfectamente explicado en textos de Serrat. Todo ese mundo del poeta le influye para bien. Luego, Miguel Hernández es otro poeta muy importante pero que, quizás, le influye menos.
–Hay un capítulo del libro que cobra desgraciadamente actualidad, que es el de Joan Margarit, recientemente fallecido.
–Con Joan Margarit tenía muy buena relación, estuvo también en la presentación que hicimos del Serrat, cantares y huellas en Barcelona. Incluso le escribí para este libro, pero el hombre ya estaba enfermo y no pudo colaborar. Es un poeta muy importante, muy significativo, que tenía por fuerza que cruzarse con Serrat.
–¿Se imagina hoy día un concierto con los jóvenes recitando poesía?
–Los tiempos son otros, claro. La cuestión generacional es importante, pero también la traslación de generación en generación. A mí me pasaba, mi hermano José Manuel escuchaba a Serrat y yo he cogido Serrat como herencia. Antes, aunque también había esa rebeldía, la música que escuchaban tus padres tenía un valor, y al final, en los tiempos que corren ahora, los niños imponen su música en casa. Es una percepción casi sociológica. Antes, mi padre se ponía a escuchar música y yo ponía el oído. Eso te queda dentro para ser un melómano. Vivimos unos tiempos en los que la música popular está siendo abandonada a su suerte, no se estudia en los colegios, se cae mucho en el folklorismo barato. Aquí se crea una escuela de carnaval, que me parece muy bien, pero cuando tenemos a Falla que tampoco se estudia en los colegios... Vamos a tratar de introducir primero la canción como fenómeno global, hacer llegar a la juventud la música, que ya poco a poco iremos rastreando el flamenco, el carnaval... Creo.
Y hay otra cosa importante que Serrat nos transmite: Serrat era un rebelde en su momento, de pelo largo, ya de por sí su estética era contestataria, pero claro, no tiene que decir que hay que ponerle una bomba a nadie, ni sus canciones transmiten ningún tipo de violencia. A mí me parece importante el arte como algo revolucionario, pero, como ha demostrado Serrat, esa revolución se puede hacer sin violencia verbal, como ha sucedido con el rapero. Una cosa es que él no tenga que ir a la cárcel, pero otra cosa es dar por sentado que determinado tipo de arte, entre comillas, sea bueno para la juventud que lo consume. Cuando un joven escuchaba a Serrat, sabía que estaba proponiendo de una manera muy clara un rotundo desprecio al franquismo y un cambio de sociedad total y absoluto, y lo hacía con belleza, con lirismo; con intensidad y profundidad se llegaba a la gente joven. Y cabe recordar que Serrat padeció la falta de libertad de expresión, que tuvo que exiliarse durante once meses en 1975 por decir que no se podía tolerar que en España hubiera pena de muerte.
–Serrat no fue el precursor en cantarle a los poetas, ¿pero ha sido el mejor?
Pienso que sí. Tengo una grandísima valoración hacia los primeros discos de Paco Ibáñez, me parecen fantásticos, míticos, y es más, sin Paco Ibáñez creo que no hubiera venido Serrat. Lo mismo digo de Alberto Cortez, una figura emblemática. Para mí, Serrat es el que mejor lo hace y, sobre todo, el que lo hace con mayor impacto popular. Al final, lo más importante no es solo hacer bien las cosas, sino llegar al público, y hay poemas, como La saeta, que han cogido una trascendencia en la que, primero, es la canción, pero luego se convierte en marcha procesional. Eso a Serrat le impacta mucho. Se ha perdido el poema, ha quedado la música y la gente joven no sabe que es de Serrat. Pero ha conseguido uno de sus objetivos, que la música suene como parte de un patrimonio inmaterial de la memoria de la gente y en la que la figura del autor se haya desdibujado un tanto. Ese logro de Serrat con La saeta es muy llamativo.