jueves, noviembre 09, 2017

Detrás está la gente (Joan Manuel Serrat)


Detrás está la gente

Detrás de los héroes y de los titanes,
detrás de las gestas de la humanidad
y de las medallas de los generales.
Detrás de la Estatua de la Libertad.

Detrás de los himnos y de las banderas.
Detrás de la hoguera de la Inquisición.
Detrás de las cifras y de los rascacielos.
Detrás de los anuncios de neón.

Detrás, está la gente
con sus pequeños temas,
sus pequeños problemas
y sus pequeños amores.

Con sus pequeños sueldos,
sus pequeñas campañas,
sus pequeñas hazañas
y sus pequeños errores.

Detrás del Quijote y de Corín Tellado,
de Miss Universo y del Escorial.
Detrás de Hiroshima y del Vaticano.
Detrás de la víctima y del criminal.

Detrás de la mafia y de la policía.
Detrás del Mesías y de Wall Street.
Detrás del Columbia y de la heroína.
Detrás de Goliat y de David.

Cada uno a su manera
cada quien con sus modos;
detrás estamos todos,
usted, yo y el de enfrente.

Detrás de cada fecha,
detrás de cada cosa,
con su espina y su rosa,
detrás, está la gente.

Joan Manuel Serrat - Detrás está la gente

lunes, noviembre 06, 2017

JOAN MANUEL SERRAT - EL VELL ( EL VIEJO )

Serrat, el noi del Poble Sec









Serrat, el noi del Poble Sec

Lluís Permanyer (2017)
Catalunya 54min. VO 
Guió Lluís Permanyer i Eva Martínez
Edició Martí Genís
Fotografia Ignasi Pastori
Documentació Francesc Pérez, Montserrat Bailac, Mar Llanas, Eva Martínez
Companyia de Producció Parallel40 i TV3
Idioma original Català.


SINOPSIS
Joan Manuel Serrat s’endinsa en els records de la seva infància i joventut al barri del Poble Sec. A través de les anècdotes més personals, ens traslladarem a meitats del segle passat, amb els seus costums i les seves normes, mentre Serrat ens transmet el caràcter familiar, caòtic, viu, d’una època difícil d’oblidar, i tot això amb l’ajuda del periodista Lluís Permanyer.

Poc queda ja d’aquell barri marcat per la postguerra. Les botigues han canviat, els prostíbuls han tancat, els carrers s’han arreglat. La renovació és inevitable, encara que suposi desprendre’s dels records més preuats. Però tot resta a la memòria de qui ho ha viscut. Serrat, el noi del Poble Sec és el record nostàlgic d’una Barcelona passada, de la calidesa d’un barri treballador al peu de Montjuic que va veure créixer el jove Serrat.

Comptarem amb la presència de Lluís Permanyer, director de la pel·lícula, i Eva Martínez, realitzadora.

sábado, noviembre 04, 2017

Daniel Viglietti: El canto libre

Daniel Viglietti: El canto libre

4 noviembre 2017 
Autor: Luis García Gil

“En el adiós de Viglietti me acordé de su canto libre, de su guitarra confortadora, de su manera de posar la palabra y el canto”

El pasado 30 de octubre murió el cantautor uruguayo Daniel Viglietti, por complicaciones en una intervención quirúrgica, a los 78 años. Luis García Gil se despide de él recordando “su guitarra confortadora, su manera de posar la palabra y el canto”.


Texto: LUIS GARCÍA GIL.

Se nos fue Daniel Viglietti pero nos quedan sus canciones. Fue la suya una voz inconformista para un tiempo convulso. En su equipaje de versos cantados podían dialogar ‘Masa’ de César Vallejo con ‘Cielito de los muchachos’ de Benedetti. Lo suyo sí fue cantar y jugarse la vida en el canto. En estos tiempos en los que la palabra exilio, preso político y fascismo se utiliza con enorme gratuidad y ligereza conviene recordar el ejemplo del cantor uruguayo, que sí padeció la prisión y el exilio por ser “cantor de ideas atravesadas”, como le llamaron los represores en alguna ocasión. En el adiós de Viglietti me acordé de su canto libre, de su guitarra confortadora, de su manera de posar la palabra y el canto.

En nuestro país cantó varias veces. La primera de ellas aconteció cuando agonizaba el franquismo y fue un recital no exento de dificultades. “Ozono”, revista mítica de aquel momento, dedicó su atención al uruguayo en el número 2 de junio de 1975. Tina Blanco escribió un reportaje sobre su figura titulado “Trópico de presente, trópico de futuro”. Dos décadas más tarde Viglietti publicaría “Esdrújulo” (Orfeo, 1993), con el que rompía quince años de silencio discográfico.

‘A desalambrar’ constituyó un himno de resistencia aunque la trascendencia de Viglietti fue más allá de esa composición. Su paisano Benedetti conocía algunas claves de su forma de entender la canción, y las puso por escrito en un libro que se publicó en 1974 en la renombrada colección “Los juglares” de Ediciones Júcar. En ese volumen hay una foto que me gusta mucho. Se ve a Viglietti buscando libros en la feria dominical de la calle Tristán Narvaja de Montevideo. El juglar y los libros, la cultura libresca iluminando su guitarra sonora, su canción futura. También hay otra foto con su madre tomada en París. Daniel toca la guitarra. Su madre parece escucharle atentamente. Ella era pianista. Se llamaba Lyda Indart. Emocionante recordarlos a los dos en este ahora.

En el año 1968 el cantor dio a luz “Canciones para el hombre nuevo” (Orfeo). Entre sus influencias citaba a Yupanqui y a Stravinsky. He aquí algo muy importante en la propia actitud de Viglietti. Para él la música era buena o mala y el mismo respeto le merecían Yupanqui que Stravinsky. Toda esa suma de referencias culminan en canciones de una especial intensidad, como su ‘Milonga del Santa Lucía’, donde un río sucede y corre como un espejo, como una patria a la que se canta: “Montón de luna y tacuara / formó tu cauce llorando / Santa Lucía cantando / vas entre sierra y llanura…”.

Cuando cantaba en los años setenta la larga cabellera solía cubrirle el rostro y eso ya era una seña de identidad. El pelo le vencía por la cara y él no dejaba de cantar, de tomar conciencia con la canción como arma cargada de futuro. “Yo quiero romper mi mapa / formar el mapa de todos…”. Lo canta en ‘Milonga de andar lejos’, una de sus canciones esenciales, que mejor le definen. No hay canción sin todos, no hay banderas que ondear si estas son excluyentes. He aquí la lucha de clases llevada al ámbito de la canción, la verdadera lucha de clases. Y también he aquí una forma de sentirse parte de una realidad mucho más amplia, más allá de su propio país. La experiencia cubana será también importante en su evolución como músico y como persona. No debe olvidarse. En Cuba grabó su disco “Trópicos”.

En 1978 fue uno de los entrevistados en el libro “Me queda la palabra”, de Ramón Trecet y Xavier Moreno. Todo lo que dice ahí tiene interés, más allá del contexto. “En sus posturas políticas —apuntaban Trecet y Moreno— no hay espacio para la demagogia fácil y no recuerda que es un exiliado si no se lo haces ver”. Benedetti le llamó defensor de la alegría, citando uno de sus poemas. Hermoso que alguien te asocie a la alegría, sentimiento universal contra amarguras, destierros, infamias y mordazas. Gloria eterna al cantor.


http://www.efeeme.com/daniel-viglietti-el-canto-libre/

SERRAT. DECIR AMIGO.

Decir amigo (Joan Manuel Serrat)


Decir amigo


Decir amigo
es decir juegos,
escuela, calle y niñez.
Gorriones presos
de un mismo viento
tras un olor de mujer.

Decir amigo
es decir vino,
guitarra, trago y canción
furcias y broncas.
Y en Los Tres Pinos
una novia pa' los dos.

Decir amigo
me trae del barrio
luz de domingo
y deja en los labios
gusto a mistela
y a natillas con canela.

Decir amigo
es decir aula,
laboratorio y bedel.
Billar y cine.
Siesta en Las Ramblas
y alemanas al clavel.

Decir amigo
es decir tienda,
botas, charnaque y fusil.
Y los domingos,
a pelear hembras
entre Salou y Cambrils.

Decir amigo
no se hace extraño
cuando se tiene
sed de veinte años
y pocas "pelas".
Y el alma sin mediasuelas.

Decir amigo
es decir lejos
y antes fue decir adiós.
Y ayer y siempre
lo tuyo nuestro
y lo mío de los dos.

Decir amigo
se me figura que
decir amigo
es decir ternura.
Dios y mi canto
saben a quien nombro tanto.

miércoles, noviembre 01, 2017

Chau, flaco


IN MEMORIAM | DANIEL VIGLIETTI


Chau, flaco

Nos hemos quedado más solos y a partir de ahora nos toca bregar con tu ausencia


JOAN MANUEL SERRAT
1 NOV 2017 - 17:25 CET

La lista de amigos perdidos empieza a ser tan extensa como insoportable, de modo que hace un tiempo decidí no escribir más obituarios de gentes queridas. No solo porque hacerlo no me produce ninguna liberación, sino también porque cuando llega el final, por cercano y previsible que se anuncie, necesito un tiempo para nosotros. Para él y para mí. Pero los muertos son noticia y como a tales se les mira con ojos urgentes.

Vamos, vamos... antes de que se enfríe.

1972. Montevideo. Allí nos conocimos. Tú estabas en la cárcel, yo lo supe y desde el escenario del Teatro Solís me puse a cantarte con la esperanza de que mi voz llegase a tu calabozo: “Yo no soy de por aquí/ Es otro pago mi pago...”.

Conocía la canción. Era una habitual de mis serenatas nocturnas a la luna y quise dedicársela al colega, entre la desaprobación escandalizada de parte del público local —entre el que estaba Nati Mistral— porque ya se sabe que los artistas no han de meterse en asuntos de política.

Ese fue el banderín de enganche de nuestra amistad

Y también Anike y Trilce.

“Tan chiquí-, tan chiquita que es la Tierra/ si la mi-, si la miran desde el Sol./ Tan chiquí-, tan chiquita que es la infancia,/ cuando vi-, cuando vino se escapó.”

Recién habías salido a la calle

¿Te acuerdas de aquellas elecciones que devolvieron a Perón a la Casa Rosada que seguimos hasta el amanecer chupando y mateando. ¿Dónde fue...? ¿En Buenos Aires o en Montevideo, en aquella casa cercana a la embajada americana...?

Fue apenas días antes de que tuvieses que salir al exilio:

“Bordaberry, métete el Uruguay en el culo”, rezaba una pancarta que algunos valientes colgaron en la amura de babor del ferri a Buenos Aires, con evidente riesgo de su integridad.

“El último, que apague la luz...” decía otra, y cada día era más duro y cada noche más oscura en aquel Montevideo que iba a tardar hasta 1980 para que un plebiscito que el pueblo le ganó a eso que llamaron la junta cívico-militar devolviera al exilio y las cárceles empezaran a abrirse.

Pero pasaron 12 años de exilio.

Primero Argentina y luego Paris. —¿Era rue General Leclerc...? Doce años en aquella ciudad de luces menguadas para los que madrugan y trasnochan en la banlieu, caminando a donde les lleven sus zapatos.

De vez en cuando tus idas y venidas a España, donde me hablabas del Penal de Libertad y de Aníbal Sampayo pudriéndose entre sus muros.

Y México. Siempre México acogiendo a los perseguidos con su chingada generosidad.

Y Cuba y los compañeros y el mundo que a pesar de todo existe y acompaña.

Y al fin 1984. El año de los regresos y la vuelta a Montevideo y la casa cerquita del Parque Rodó.

“Oiga, Benedetti, soy músico y me gustan mucho sus poemas.

—Tenemos que hacer algo con esta casualidad”, te contestó.

Fue entonces cuando te pusiste la gorra para siempre y te dejaste crecer los dientes.

A las 5 quedamos en tu hotel. Vale. Y aparecías con tus aviesas intenciones y un magnetofón. “Han llegado los dos. Viglietti y Tímpano”.

—Pero no puedes venir solo. Por una vez solo y olvidarte una puta vez el magnetofón en casa”.

Y te soltabas una la risa franca que te achicaba los ojos y agitabas la cabeza como un ratón pícaro.

Y luego llego Párpado, que era como Tímpano pero con imágenes, y si te hubiese dado tiempo la vida habrías seguido con Péndulo o Sándalo para acabar con Báculo.

Empezaste desalambrando —y así has seguido toda la vida, sencillo y generoso amigo— y acabaste con Trabajo de hormiga.

Suena a círculo cerrado.

Morirse es grave, efectivamente, pero a fin de cuentas somos los vivos los que cargamos con lo que ha ocurrido. Nos hemos quedado más solos —ahora recuerdo a Lourdes, tu compañera, aquellos días de México— y a partir de ahora nos toca bregar con tu ausencia.


Chau, flaco.


https://elpais.com/cultura/2017/11/01/actualidad/1509530757_190639.html?id_externo_rsoc=TW_CC

Muere el cantautor Daniel Viglietti, voz esencial de Uruguay


AUTOR DE 'A DESALAMBRAR'
Muere el cantautor Daniel Viglietti, voz esencial de Uruguay

El compositor de 'A desalambrar' y 'Canción para mi América' musicó poemas de escritores españoles e iberoamericanos

Abel GilbertBuenos Aires - Martes, 31/10/2017 | 
Actualizado el 01/11/2017 a las 18:11 CET

La noticia tuvo el efecto de un latigazo. De repente, había que comenzar a hablar en pasado de Daniel Viglietti en Uruguay, Argentina, en América Latina y más allá. Porque Vigliettti, voz esencial del canto popular de esta región, autor de algunas de las canciones que formaron parte de la banda sonora de una época, los años sesenta y setenta, en especial, y, además, guitarrista extraordinario, falleció a los 78 años. Su vida cesó mientras era sometido a una intervención quirúrgica en la capital uruguaya.

Había nacido en Montevideo en 1939. El cuerpo del autor de 'El chueco Maciel' fue velado en el Teatro Solís de Montevideo. Viglietti creció en un mundo atravesado por la música. Su madre, Lyda Indart, era pianista y César Viglietti, su padre, guitarrista como el abuelo de Daniel, y a la vez reconocido investigador de la música popular uruguaya. Desde siempre navegó entre dos aguas, la académica y la que, dijo el diario 'El Observador', brota de la tierra misma. Estudio el instrumento con uno de los maestros y compositores más relevantes de América Latina, Abel Carlevaro.

Pronto entendió que esos saberes y técnicas no eran propiedad exclusiva de lo que se puede entender como la música 'clásica'. Lo ayudaron mucho el descubrimiento, al otro lado del Río de la Plata, de Athaualpa Yupanqui, y, también los estremecimientos de la historia. Al despuntar la década del sesenta, y el giro político y cultural que supusieron para la región los acontecimientos en Cuba, el joven Viglietti no dudó: lo suyo sería el escenario, pero para cantar y decir las nuevas verdades sin renunciar a lo heredado. La guitarra se colocó al servicio de lo que en América Latina se llamaría la Nueva Canción. 'A desalambrar', 'Gurisito', 'Milonga de andar lejos', 'Yo no soy de por aquí', llegaron a través de esa voz grave que podía ser ardiente e íntima. 

En rigor, Viglietti se pensó a sí mismo como alguien que era más que un cantante de emergencia. Un intelectual que canta. Intervino en la docencia, la radiofonía y el periodismo. Sus artículos aparecieron nada menos que en 'Marcha', la revista que dirigió Alfonso Quijano, tuvo a Juan Carlos Onetti como secretario de redacción y donde Ernesto Guevara decidió publicar en 1965, a modo de larga carta, su ensayo 'El socialismo y el hombre en Cuba'. En 'Marcha' escribieron también Mario Benedetti, Ángel Rama, Mario Vargas Llosa, y otro de los grandes referentes de la música uruguaya y regional, Coriún Aharonián, recientemente fallecido.

La tensión entre letra y música lo llevó a ir más allá de su propia inventiva y trabajar con poemas de Nicolás Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, César Vallejo y Benedetti. Después del golpe de Estado en Uruguay, y una escandalosa estancia en prisión, inició en 1973 un largo exilio que terminó 11 años más tarde. Por entonces, se pensaba que era historia cantante de la cultura uruguaya. Su voz era reconocible de inmediato. Su estampa, también. Nunca quedó circunscrito a lo que se llamó 'canción de protesta'. Viglietti era mucho más que eso. Grabó con Joan Manuel Serrat, Víctor Jara, Amparo Ochoa, Isabel Parra, Alí Primera, Chavela Vargas, entre tantos.

El Teatro Solís se abarrotó de gente. José Pepe Mujica fue uno de los que se acercó a despedir al viejo conocido. “Ahora tenemos mucha música, mucho ruido. Y vale: el ruido también entretiene. Pero no es lo mismo una música con mensaje permanente, importante. Por eso hago votos, porque a pesar de todos los desastres de la humanidad, creo en el hombre. Y habrá chiquilines Viglietti que aparecerán para llenar ese escenario vacío. Es un día triste, y lo que podemos hacer es tratar de remover dentro de nosotros lo mejor que nos haya quedado de él”.

http://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20171031/muere-cangtautor-uruguayo-daniel-viglietti-6392161

Daniel Viglietti ,Último concierto en Piriápolis + entrevista, 30-9-2017

Murió Daniel Viglietti, la voz de la canción de protesta uruguaya


Murió Daniel Viglietti, la voz de la canción de protesta uruguaya

Falleció en Montevideo, a los 78 años; su último concierto fue el viernes en un festival de Piriápolis

30/10/2017 - 21:04

1939-2017

Una de las voces principales de la canción uruguaya Daniel Viglietti falleció este lunes a raíz de complicaciones durante una intervención quirúrgica. Tenía 78 años.

Canciones como “A desalambrar”, “Canción para el hombre nuevo” y “Gurisito” entraron inmediatamente como parte del cancionero popular uruguayo.

Cantor de protesta, fue detenido en 1972 por la dictadura uruguaya y liberado gracias a una campaña que tuvo como participantes a Julio Cortázar, Francois Miterrand y a Jean Paul Sartre entre las principales figuras de la cultura y la política mundial.

Exiliado inicialmente en la Argentina, en 1973 se radicó en Francia donde residió hasta 1984 en que regresó a su país para lanzar junto con el poeta Mario Benedetti el disco “A dos voces”, con grabaciones de conciertos de ambos artistas durante el exilio.

Viglietti era un músico comprometido genuinamente con la causa de izquierda y a la que dedicó de manera integral y sin renuncias toda su fuerza artística.

Su voz potente, viril, su música donde el sentimiento se encuentra en la pulsación de su guitarra que tomaba elementos de la música clásica para traducirlas en popular y una poesía cruda, directa y donde la metáfora era para acentuar la imagen, nunca para arroparla o volverla complaciente.

Nació en Montevideo, en julio de 1939, en una familia de artistas; su madre, Lyda Indart pianista y su padre César Viglietti, guitarrista. Bebió la música popular desde su infancia en la que se inclinó sin vacilaciones por la guitarra; recibió de sus profesores Atilio Rapay y Abel Carlevaro, músicos que eran parte de la escena clásica uruguaya, una formación de concertista que lo harían un instrumentista de una ductilidad y calidad armónica sobresaliente.

Con 20 años, Viglietti se introduce en la música popular y comienza su militancia política, dos historias que no abandonaría hasta el final de su tiempo. Precisamente, en los años sesenta asoma como una de las voces centrales en la canción de protesta, tanto desde el canto como desde la composición; participó de la revista Marcha y es uno de los fundadores del Núcleo de Educación Musical, de la fue director.

En 1963, saca su primer trabajo discográfico “Canciones folklóricas y 6 impresiones para canto y guitarra” en los que plasma no sólo su anhelo artístico de profunda raíz uruguaya sino que se suma a un movimiento que aglutina a la canción como vehículo de protesta.

Los sesenta fueron un tiempo de una fructífera producción con discos que pusieron música al movimiento de izquierda.Contó la historia de su país a través de “Hombres de nuestra tierra” (1964), “La patria vieja, segunda parte 1815-1816” y La patria vieja, tercera parte 1817-1820” y un potente álbum al que llamó “Canciones para el hombre nuevo”, en 1968; “Canto Libre” (1970) y “Canciones chuecas” (1971) tuvieron una amplísima respuesta del público que ya ubicaba a la música del artista como uno de los faros de la protesta latinoamericana.

Tras su detención y puesta en libertad le siguió un exilio de once años en Francia, del que regresó a Montevideo en septiembre de 1984 y fue recibido como un héroe que sobrevivió a los años oscuros de las dictaduras en Sudámerica.

Viglietti trabajó durante los últimos años no sólo en su propia música, sino también en el desarrollo de una persistente tarea de investigación y difusión de la música latinoamericana, inclusive a través de programas radiofónicos.

Su trabajo “A dos voces”, junto con Benedetti con quien formó dúo durante sus años de exilio son trascendentes por la mirada común. Discos como “Esdrújulo” (1993) y “Devenir” (2004) son parte de la historia de este artista que logró conjugar una voz propia dentro del canto popular, con composiciones que fueron interpretadas por Mercedes Sosa, Chavela Vargas, Víctor Jara y Joan Manuel Serrat, entre otros. Matizó sus actuaciones con la actividad radiofónica a través de su programa “Tímpano” y televisiva con su espacio “Párpado”.

Su fallecimiento fue inesperado y estuvo activo hasta último momento; el pasado viernes se presentó en el Antel Fest, en Piriápolis. Sus restos serán velados este martes en el Teatro Solís, escenario de tantas actuaciones en las que siempre ganó el corazón de su auditorio.

Construcción, de Chico Buarque

La poesía de Chico Buarque es de una profundidad emocional y riqueza de imágenes nada común, de ahí que la traducción que hizo Daniel Viglietti de la lírica “Construcción”, escrita en 1971, sobresale por su precisión y claridad conceptual, al punto que el propio Chico la incluyó en su disco “En español”. La obra que forma parte de la Nueva Canción Latinoamericana.

Viglietti nos alcanzó uno de las mejores poemas: “Amó aquella vez como si fuese la última/ besó a su mujer como si fuese la última/y cada hijo suyo cual si fuese el único/ y atravesó la calle con su paso tímido/ subió a la construcción como si fuese máquina/ alzó en el balcón cuatro paredes sólidas/ ladrillo con ladrillo en su diseño mágico/ sus ojos embotados de cemento y lágrimas…

https://www.clarin.com/espectaculos/musica/murio-cantautor-uruguayo-daniel-viglietti_0_BkJe34BAb.html

Guitarra, voz y poesía para resumir a un artista único


La muerte de Daniel Viglietti, un referente de la cultura latinoamericana
Guitarra, voz y poesía para resumir a un artista único

En su discografía se encuentran los mensajes que le valieron la cárcel y el exilio, pero también una especial sensibilidad que iba más allá de un mero panfleto. Sus restos serán velados en el Teatro Solís de Montevideo, donde se espera una enorme despedida popular.

31 de octubre de 2017

Ayer, a los 78 años, murió Daniel Viglietti, una de las voces cardinales del canto popular uruguayo y de la canción americana. Murió mientras era sometido a una intervención quirúrgica en Montevideo, la ciudad donde nació en 1939 y donde había regresado tras la ignominia del exilio de los años de la dictadura, que transcurrió primero en Argentina y luego en Francia entre 1973 y 1984. El músico y compositor uruguayo Ruben Olivera dijo a través de la agencia de noticias DPA que Viglietti “no tenía problemas cardíacos”, por lo que la muerte tomó a todos por sorpresa, incluso a sus afectos más cercanos. Su cuerpo será velado hoy hasta las 14 en el Teatro Solís. 

Autor inspirado y enérgico, cantor de voz profunda y firme, guitarrista de notables recursos, Viglietti es por sobre todo el creador de canciones instaladas decididamente en la memoria latinoamericana. “A desalambrar”,” Gurisito”, “Milonga de andar lejos”, “Yo no soy de por aquí”, por ejemplo, son temas que la historia siempre devuelve, cuando la realidad reprograma alguna de las formas de la infamia. Musicalizó además poemas de Nicolás Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, César Vallejo, Líber Falco y Mario Benedetti. En más de medio siglo de permanencia en los lugares selectos de la canción de autor latinoamericana, su obra logró una importante proyección mundial. Mercedes Sosa, Víctor Jara, Amparo Ochoa, Isabel Parra, Joan Manuel Serrat, Alí Primera, Chavela Vargas, Soledad Bravo, Leo Maslíah, Fernando Cabrera y Tabaré Rivero, por nombrar sólo algunos, rindieron tributo a la justa perfección de varias de sus canciones.

Viglietti nació en una familia de músicos. Su madre, Lyda Indart, era pianista y César Viglietti, su padre, guitarrista. Daniel recibió una sólida formación académica, si bien de alguna manera siempre hubo música popular en su vida –su padre fue un investigador reconocido del folklore uruguayo en general y de la guitarra uruguaya en particular–. Daniel estudió guitarra primero con Atilio Rapat y más tarde con Abel Carlevaro y a la hora de elegir, ya iniciada la década de 1960, el trovador desplazó al concertista, aunque el segundo ya había definido el estilo del primero. 

Fue entonces, con veintipico de años, que Viglietti comenzó una producción febril como autor, compositor e intérprete, además de trabajar como docente, locutor de radio –oficio que también había sabido cultivar Alfredo Zitarrosa– y periodista. Eran los años en los que el pensamiento progresista uruguayo se enfilaba en el semanario Marcha, cuyo secretario de redacción era Juan Carlos Onetti y donde escribían, además del mismo Viglietti, Mario Benedetti, María Ester Gilio, Ángel Rama, Mario Vargas Llosa, Manuel Maldonado y los hermanos Denis y Roberto Fernández Retamar, entre otros. Eran los años también del Núcleo de Educación Musical (Nemus), que tuvo a Viglietti entre sus artífices y de una idea de arte popular que se cumplía en obras como Impresiones para canto y guitarra y canciones folclóricas, el primer trabajo discográfico del guitarrista, donde combina un ciclo de canciones propias de cierto respiro académico, con obras de Atahualpa Yupanqui, Horacio Guarany y otras canciones propias más ligado al universo del folklore, que por esos años tenía el epicentro de su boom comercial en Argentina, fenómeno a cuya influencia Viglietti no fue ajeno. En ese primer disco está por ejemplo “Canción para mi América”, esa que dice “Dale tu mano al indio, dale que te hará bien”, el primero de los temas perdurables de un cantautor comprometido con la realidad, desmesurado en una rabia que expresaba con equilibrada belleza. 

De ahí en más su personalidad artística se desarrolló en cinco discos hasta 1972, año en el que la represión a los movimientos libertarios se hizo intensa y planificada en toda Latinoamérica, y en Uruguay culmina en el golpe cívico militar de junio de 1973. Viglietti cayó preso. Su detención despertó una campaña de reclamo por su liberación que fue impulsada por personalidades de la cultura y la política a nivel internacional como Jean Paul Sartre, François Mitterrand, Julio Cortázar y Oscar Niemeyer, entre otros. Liberado, partió hacia el exilio, del que regresó en 1984. Edita obras nuevas, entre ellas Trabajo de hormiga (1984) y A dos voces, con Mario Benedetti (1985), además de reeditar por el sello Ayuí / Tacuabé los discos anteriores a la dictadura, tarea que terminó recién en 1999, cuando después de un largo juicio pudo recuperar los derechos sobre los fonogramas que habían pertenecido al sello uruguayo Orfeo y absorbidos por empresas multinacionales. 

Más allá del músico, el periodista y comunicador mantuvo siempre encendida su llama. Desde 1994 produjo y condujo el programa radial Tímpano? que en Uruguay se transmitía por Radio El Espectador de Montevideo, que fue retransmitido en Argentina (por Radio Nacional), Venezuela y Francia. Párpado, se llamó el programa de televisión que realizó desde 2004 en TV Ciudad de Montevideo. Fue importante también su tarea de investigación, preservación y difusión de la música latinoamericana a través de la construcción y desarrollo de lo que llamó “Memoria Sonora de América Latina”, un inmenso archivo que incluye, además de música, entrevistas a músicos y escritores realizadas a lo largo de su carrera en todo el mundo. ?En octubre de 2014 había recibido el premio “Noel Nicola” en “Casa de las Américas”, en La Habana y recientemente había participado en Vallegrande en el Encuentro mundial por los “50 años del Che en Bolivia”. 

En la obra de Viglietti queda la memoria de una época aguda de la música latinoamericana. Entre el ser, el poder y el poder ser, queda la obra de un artista que recreó con talento sus convicciones. Una obra que en sus retumbos sigue interpelando: “Yo pregunto a los presentes/ Si no se han puesto a pensar/ Que esta tierra es de nosotros/ Y no del que tenga más”.

https://www.pagina12.com.ar/72787-guitarra-voz-y-poesia-para-resumir-a-un-artista-unico

martes, octubre 31, 2017

Un gran viaje Daniel Viglietti

Una gran pérdida 
Un abrazo y gracias Daniel Viglietti

Falleció Daniel Viglietti a los 78 años de edad



Falleció Daniel Viglietti a los 78 años de edad

El artista uruguayo estaba siendo sometido a una intervención quirúrgica. 

Lunes, 30 Octubre 2017

El artista uruguayo Daniel Viglietti falleció hoy a los 78 años de edad, mientras era sometido a una intervención quirúrgica, confirmaron a El País fuentes allegadas al músico.

Sus restos serán velados mañana martes de 10.00 a 14.00 en el foyer del Teatro Solís, confirmaron fuentes de la institución a El País.

Viglietti, músico, compositor, cantante y guitarrista, nació en Montevideo en 1939. Era hijo del coronel y guitarrista Cédar Viglietti y de la pianista Lyda Indart.

Estudió con Atilio Rapat y Abel Carlevaro. A partir de 1960 se dedicó a la música popular, ofreciendo recitales y trabajando como docente y locutor de radio.

Su primer disco fue Impresiones para canto y guitarra y canciones folclóricas, editado en 1963. Con letras de fuerte contenido de protesta y asociado a la izquierda radical, se exilió durante la dictadura iniciada en 1973, primero en Argentina y luego en Francia, donde residió durante 11 años. Regresó a Uruguay en 1984, y al año siguiente editó el trabajo A dos voces, junto a Mario Benedetti.


Sus temas más populares

Su obra se caracteriza por mezclar la música clásica con la popular. A lo largo de su carrera editó más de una docena de discos, además de reediciones y recopilaciones; publicó álbumes en varios países de Europa y América Latina.

Compuso algunas de los temas más populares del cancionero uruguayo, como "A desalambrar", "Milonga de andar lejos", "Gurisito" y "Yo no soy de por aquí". Como periodista, escribió en Marcha y en Brecha.

En 2011 participó de los festejos por el bicentenario del inicio de la revolución anticolonial en la Banda Oriental, junto a Jaime Roos, Bajofondo, Jorge Drexler, Los Olimareños y Malena Muyala, entre otros.

Viglietti se mantenía activo en los medios con su programa Tímpano en Radio El Espectador, y Párpado en tevéCiudad. Y también en la música: estuvo en la última edición del Antel Fest, que se realizó hace un mes en Piriápolis, y el viernes pasado tenía previsto tocar en Las Piedras.

El fallecimiento de Viglietti se suma al de otros dos nombres claves de su generación, los musicólogos y compositores Coriún Aharonian y Graciela Paraskevaídis; y a la del poeta Washington Benavides, cuatro golpes importantes para la cultura uruguaya este año.


http://www.tvshow.com.uy/musica/fallecio-artista-uruguayo-daniel-viglietti.html

Muere Daniel Viglietti, emblema de la canción de autor en Uruguay

Muere Daniel Viglietti, emblema de la canción de autor en Uruguay

Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa o Chavela Vargas cantaron algunas de sus composiciones

EFE
Madrid 31 OCT 2017 - 11:59 CET

El cantante y compositor uruguayo Daniel Viglietti falleció hoy en Montevideo a los 78 años por complicaciones en una intervención quirúrgica, según informa la prensa local.

Vigletti nació en Montevideo en 1939 y es considerado uno de los mayores exponentes del canto popular uruguayo y un referente para varios cantautores de América Latina. Su obra musical se caracterizó por una particular mezcla entre elementos de música clásica y del folclore uruguayo, así como latinoamericano.

A partir de su segundo disco Hombres de nuestra tierra, comenzó a trabajar en la musicalización de poemas de escritores como Líber Falco, César Vallejo, los españoles Rafael Alberti y Federico García Lorca, y el cubano Nicolás Guillén, entre otros.

Entre sus composiciones más conocidas figuran A desalambrar, Canción para mi América, Milonga de andar lejos y Gurisito, y algunas de ellas han sido parte del repertorio de artistas internacionales como la chilena Isabel Parra, el español Joan Manuel Serrat, la argentina Mercedes Sosa, la cantante mexicana nacida en Costa Rica Chavela Vargas o la venezolana Soledad Bravo


https://elpais.com/cultura/2017/10/31/actualidad/1509446124_454199.html

Joan Manuel Serrat y Daniel Viglietti

domingo, octubre 29, 2017

Serrat se siente "abatido" por la crisis catalana y apuesta "por los grises frente al blanco o negro"

Serrat se siente "abatido" por la crisis catalana y apuesta "por los grises frente al blanco o negro"

El cantautor señala que él no hubiera aplicado el artículo 155 y aboga por la "moderación".

Ramón J. Campo Zaragoza28/10/2017 a las 06:00


El cantautor Joan Manuel Serrat se mostró ayer "confuso" ante la declaración de la independencia de Cataluña. Serrat abogó por la moderación frente a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Así lo manifestó en el II Congreso de José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo, en el que participó junto a compañeros de su generación (Víctor Manuel, Marina Rosell, Joaquín Carbonell y Luis Pastor), con los que marcó una época durante la Transición.

"Venimos de un tiempo bastante confuso respecto a este tema que se mueve cada día en muchos sentidos: socialmente, económica y políticamente", señaló el cantautor. "Mañana seguirá moviéndose. Lo que hoy podemos definir como algo sólido, hay muchos factores que van a estar moviéndolo", agregó.

El cantautor confesó que tiene un sentimiento de "plomo", que creo comparte con la mayoría de la sociedad, y de "abatimiento" que le puede cuando intenta "entender" lo que está pasando.

Sobre el futuro, Serrat consideró que "existe mucho camino por recorrer" porque "hay posiciones que no son inabordables y hay un camino largo". "Sería deseable que no se aplicara ningún artículo y, de alguna manera, se diera marcha atrás con lo que Cataluña y su gente, la mayoría no unos cuantos, ha tenido que brear por avanzar. Sería deseable que los acentos se moderaran", proclamó el cantautor frente al acuerdo del Senado de suspender el autogobierno en Cataluña. Abogó por la moderación, de los grises frente al blanco y negro, y lamentó la dureza del discurso del presidente del Gobierno central, así como el aplauso de la bancada popular en la Cámara Alta. "El camino que deberíamos emprender todos no solo sería el blanco y negro porque todos estamos llenos de grises, que nos llevara a caminos de comprensión", indicó Serrat.

Ante la pregunta de si se siente catalán o español, respondió que la declaración de Cataluña no le cambia nada. "Me siento un ciudadano de mi país, una persona que ha crecido con mis amigos, ha peleado por un país de libertades, donde la sociedad avanzara y que la gente viviera mejor. Esto no está limitado por fronteras", manifestó el cantautor.

Víctor Manuel compartió el discurso del diálogo. "Confío en la buen hacer de la clase política para que consigan enderezar esto. Les pediría menos sobreactuación y que la gente respete la ley", señaló Víctor Manuel, quien agregó que el miedo a volver al pasado en la Transición facilitó los acuerdos políticos con "pegamento", pero "ahora es distinto". "Me da mucha pena lo que ha pasado en Cataluña y no sé la solución. A los catalanes les queremos", señaló.

http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2017/10/28/serrat-siente-abatido-por-crisis-catalana-apuesta-por-los-grises-frente-blanco-negro-1204461-300.html

Joan Manuel Serrat, Canción con todos, entrevista 28-10-2017

Joan Manuel Serrat estará en la TV Pública

Joan Manuel Serrat estará en la TV Pública

“Canción con todos”, programa conducido por el cantante y compositor César Isella que propone un recorrido por el cancionero popular, estrenará mañana a las 22 por la Televisión Pública con una charla con Joan Manuel Serrat y la visita de Julia Zenko, Peteco Carabajal y Lucio Mantel.

27/10/2017 10:21 a.m.

Cada semana un concepto unificador como el abrazo, el camino, la ternura, la noche, la amistad, la infancia o el amor permitirán el abordaje de la música popular argentina, sus diferentes géneros y estéticas.

Isella oficiará de “amauta” -maestro u hombre sabio en quichua- que introducirá el concepto de cada programa, para luego dar lugar a las canciones y anécdotas que aportarán tanto él como sus invitados; artistas jóvenes y experimentados, reconocidos y emergentes, presentes tanto en el estudio como en su lugar de residencia.

El concepto de la primera emisión será “el abrazo”, y contará la manera en que Argentina “abrazó” la música del cantautor catalán Joan Manuel Serrat.

Las visitas de Julia Zenko, Peteco Carabajal y Lucio Mantel, un joven nuevo talento que contará como influyó en su vida la música de Serrat, completarán el repertorio del primer programa


http://www.diariojornada.com.ar/199129/espectaculos/joan_manuel_serrat_estara_en_la_tv_publica/

Una situación que pesa

Una situación que pesa

Joan Manuel Serrat pide «aclarar» la vida cotidiana ante una «jornada triste» H Los cantautores destacan el valor de la palabra ante las crisis

D. CH. L.
28/10/2017

Los cantautores llevaron noticias de libertad y democracia por todos los rincones de España. Ayer se unieronj en Zaragoza Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel, Marina Rossell, Luis Pastor y Joaquín Carbonell para recordar aquellos años. Todos ellos cargados de nostalgia. Pero la realidad fue tozuda y les obligó a tomar partido sobre la actualidad mientras llegaban las noticias de unas elecciones anticipadas y se asumía la declaración unilateral de independencia.

«Una jornada triste», reconoció Serrat. El músico catalán, midiendo sus palabras al ser conocedor del ruido mediático al que se expone cada vez que habla, lamentó que sea imposible «resumir en algo sólido» opiniones que se quedan viejas según pasan las horas. Por eso incidió en «aclarar» lo que supondrá para la vida cotidiana en la comunidad las decisiones tomadas en los parlamentos y el Senado.

El asturiano Víctor Manuel se dijo a la espera de «una segunda transición». Reclamó la palabra diálogo y consideró necesario transmitir a los catalanes que han proclamado la independencia que son «queridos» en el resto del Estado. «Hace falta menos vehemencia en las declaraciones y tratar de comprendernos entre todos», manifestó.

La también catalana Rosell lamentó que se mezclaran conceptos como el franquismo en la situación actual. Y reclamó la tradición de la canción de autor como antídoto a la obcecación. «Nos han faltado palabras cuando el gran desafío es cantar en la lengua del otro», indicó.

Voz con sabor a tierra

En su intervención dedicó sentidas palabras en memoria de José Antonio Labordeta, al que calificó como uno de sus maestros. «Me impresionó conocerlo, en su voz había sabor a tierra», evocó.

El extremeño Pastor asumió que el oficio de la canción protesta ha quedado anticuado, aunque valoró los versos y las canciones como «lo más importante» de la vida. «A los cantautores ya no se les necesita como en la transición», aseveró. Por su parte, el músico turolense Carbonell reivindicó el legado de «los maestros» a la hora de haberse dedicado a la canción.

Serrat pidió para los próximos días que no se tomen decisiones que puedan afectar lo que se ha avanzado en Cataluña. «Sería deseable que los acentos se moderaran», indicó en relación a los aplausos de la bancada popular en el Senado.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/temadia/situacion-pesa_1238181.html

Serrat: "Trato de entender lo que pasa pero me domina un sentimiento de abatimiento"


Serrat: "Trato de entender lo que pasa pero me domina un sentimiento de abatimiento"

El cantautor catalán ha participado en una mesa redonda sobre la música y la Transición en el II Congreso José Antonio Labordeta, que se desarrolla en Zaragoza


Las últimas horas de la política española, la declaración de independencia en el Parlament catalán y el apoyo en el Senado al gobierno para la aplicación de las medidas del artículo 155 se han colado, como era de esperar, en el ambiente que se respiraba en la Sala Goya de las Cortes de Aragón durante la sesión del viernes por la tarde del II Congreso José Antonio Labordeta, que abordaba la relación de la música y los cantautores con la Transición, y que comenzaba antes de que se conocieran las decisiones tomadas en el Consejo de Ministros extraordinario. Entre los invitados a la mesa redonda, Joan Manuel Serrat, que ha atendido previamente a los medios de comunicación. "Trato de entender lo que va pasando pero el sentimiento que me domina es un sentimiento de plomo, de abatimiento", ha dicho.

Preguntado sobre la aplicación del artículo 155 (previamente a la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy), Serrat ha afirmado que "sería deseable que no se aplicara ningún artículo que, de alguna manera, diera marcha atrás con lo que Cataluña y su gente, mayoritariamente, no unos cuantos, ha tenido que pelear por avanzar" y se ha mostrado muy crítico, al señalar que "sería deseable que los acentos se moderaran, que la dureza que hoy escuché en el discurso del presidente y de la bancada popular (del Senado) no fuera aplaudir todo lo duro sino que el camino que deberíamos emprender es todos juntos; no solo el blanco o el negro, sino el mundo de grises que somos todos". 

Tras los últimos acontecimientos, ha sido claro: "Me siento lo que me he sentido toda mi vida, un ciudadano de mi país, una persona que ha crecido con sus amigos, que he peleado toda mi vida buscando un país de libertades, donde la justicia social avanzara y esto no está limitado por fronteras". 

Ponerse en el lugar del otro

Otros invitados también se han pronunciado antes del encuentro con los asistentes al Congreso, como Víctor Manuel, que considera que "es difícil ver una salida y me gustaría tener una varita mágica para esos catalanes que piensan que los catalanes no les quieren y hacerles ver que es mentira". Pedía a los políticos "menos sobreactuación y más ponerse en el lugar del otro, y tratar de comprenderlo y respetar la ley".

Comparaba este marco actual con la Transición, donde "había mucho miedo, cosa que ahora no hay". Entonces, "todos estábamos acojonados; los políticos, los que más", ha recordado. Los políticos "querían, de alguna manera, tener una especie de pegamento que nos juntara a todos, aunque fue provisionalmente pero esa provisionalidad ha alcanzado 40 años" por lo que "no debía estar tan mal". 
"Se están alimentando los extremos"

El cantautor cacereño Luis Pastor bromeaba: "Me queda Portugal". Ya en tono serio señalaba que "se están alimentando los extremos y yo, que no creo en las banderas, la utilización que se está haciendo no lleva a ningún lado". Para él, "la clase dirigente no ha sabido hacer política, no han sabido estar a la altura de lo que exige este siglo XXI, de los que exige el futuro, nuestros hijos y nietos; no vale crear barreras y volver a unas trincheras". 

http://cadenaser.com/emisora/2017/10/27/radio_zaragoza/1509130891_372095.html?ssm=fb

domingo, octubre 22, 2017

La playa de la inspiración

La playa de la inspiración

Calella de Palafrugell, al noreste de Barcelona, es un pequeño pueblo de pescadores de la provincia de Girona. Allí, junto a las olas, hace casi medio siglo, Joan Manuel Serrat escribió su eterna canción "Mediterráneo".

por Norberto Puntonet / La Capital
00:00 hs. Domingo 22 de Octubre de 2017


Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena guardo amor, juegos y penas. Yo, que en la piel tengo el sabor amargo del llanto eterno que han vertido en ti cien pueblos de Algeciras a Estambul para que pintes de azul sus largas noches de invierno. A fuerza de desventuras, tu alma es profunda y oscura. A tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos como el recodo al camino. Soy cantor, soy embustero, me gusta el juego y el vino, tengo alma de marinero. Qué le voy a hacer, si yo nací en el Mediterráneo"

Estos versos fueron escritos, a principios de los años setenta, por Joan Manuel Serrat en una habitación del ya desaparecido hotel Batlle, frente al mar, en Calella de Palafrugell, Girona, a 125 kilómetros al noreste de Barcelona. Seguramente aquel joven Serrat no era consciente de que estaba componiendo el tema que decenas de años después los españoles calificaron como "la canción de su vida", en un concurso televisivo que contó con una participación masiva. Tampoco sabía que, cuatro décadas después, participantes de una encuesta de la revista Rolling Stone la señalarían como la canción más importante del pop rock en español.

   Y seguramente también ignoraba que aquel puñado de casas blancas de la Costa Brava se convertiría con los años en un atractivo turístico, con bellos paisajes y estupendas caletas, y donde la gastronomía y la calidad de los establecimientos hoteleros tienen fama internacional. Este núcleo urbano es parte del municipio de Palafrugell y se encuentra en la comarca del Bajo Ampurdán (Baix Empordà). Tanto en Calella de Palafrugell como en los alrededores, existen preciosas calas y playas de arena dorada en las que se puede disfrutar de una jornada al sol. En el propio núcleo urbano, hay tres zonas muy amplias en las que uno puede relajarse y oir el rumor suave del mar.

   Una de las playas más atractivas de Calella es la playa de Port Bo, en el centro del núcleo urbano, y no hay nada más relajante que tomar algo en los locales a la orilla del mar mientras se contemplan las barcas en la arena. Otra cala imperdible es El Golfet. Muy cerca de allí hay un edificio llamado Sa Perola, construido a principios del siglo XIX, y era sede de los pescadores que guardaban allí sus redes de pesca. Actualmente, el edificio es la sede de la Oficina de Turismo de Calella de Palafrugell, que ha conservado el ambiente de antiguo pueblo de pescadores y no lo han llenado de hoteles. Aun así, Calella es conocida por la conservación de sus playas y la preservación de sus zonas rurales.
Llafranc

A un kilómetro de Calella de Palafrugell está Llafranc, y en el centro de su núcleo urbano se extiende la playa que lleva el mismo nombre, con una extensión de 330 metros en línea recta. La ventaja de esta playa es que está integrada en la zona urbana y dispone de múltiples servicios complementarios a una distancia muy corta, como hoteles, bares, restaurantes e incluso conexión a internet inalámbrico gratuito.

   A lo largo de la costa hay numerosos puestos de vigilancia en los que se encendía fuego si se divisaba a los piratas para avisar a los pobladores. Se puede visitar una de estas torres muy cerca de Calella, la Torre de Sant Sebastiá. Allí se encuentra el conjunto monumental de Sant Sebastià de la Guarda, donde se puede disfrutar de un yacimiento ibérico, bien consolidado y señalizado, de los siglos VI a I a.C.
   Además de las ruinas, el lugar tiene una ermita, un faro del siglo XIX, hostal con restaurante cuya construcción data del siglo XVIII. Por su parte, la torre de vigilancia es del siglo XV y conserva muchos de los elementos originales. Todo ello en la cima de una montaña con acantilados, a unos 180 metros sobre el nivel mar. Es recomendable la experiencia de subir a la torre de vigía para poder disfrutar de una de las mejores vistas de la Costa Brava.

   "Y te acercas y te vas después de besar mi aldea. Jugando con la marea te vas, pensando en volver, eres como una mujer perfumadita de brea, que se añora y que se quiere, que se conoce y se teme. Ay, si un día para mi mal viene a buscarme la parca, empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas. Y a mí enterradme sin duelo entre la playa y el cielo. En la ladera de un monte, más alto que el horizonte, quiero tener buena vista. Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos y amarillo a la genista. Cerca del mar, porque yo nací en el Mediterráneo".


http://www.lacapital.com.ar/turismo/la-playa-la-inspiracion-n1491595.html

Una exposición desmonta en Zaragoza los mitos del independentismo catalán




Una exposición desmonta en Zaragoza los mitos del independentismo catalán

Explica cómo Cataluña se enriqueció gracias a la Corona y en alianza con los terratenientes castellanos y la burguesía vasca

Zaragoza
20/10/2017 08:46h

Cataluña prosperó de forma sobresaliente respecto al resto de España gracias al ventajoso trato económico que le dio la Corona en el siglo XVIII y al eficaz grupo de presión que estableció la burguesía catalana junto a la vasca y a los terratenientes castellanos. Este es uno de los hilos argumentales de la exposición «Dicen que hay tierras al este», organizada por el Gobierno aragonés junto a la Diputación de Zaragoza, en la que se abordan los últimos tres siglos de historia compartida en Aragón y Cataluña, las estrechas relaciones socioeconómicas y culturales.

La muestra permanecerá abierta hasta el 7 de enero en el monumental Palacio de Sástago de la capital aragonesa. El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, explica que la exposición ha sido impulsada con el objetivo de «tender puentes y abrir caminos para el diálogo» frente a la rebelión independentista. Cree que este momento es especialmente oportuno abordar con rigor histórico la incardinación de Cataluña en el conjunto de España, ante «la crítica sitaución» que atraviesa el país por culpa de «la sinrazón e insensatez antidemocrática y golpista de la Generalitat».

Como explica el comisario de la exposición, el historiador y profesor universitario Alberto Sabio, la muestra incide en esa íntima relación de Cataluña con Aragón y con el resto de España, en su activa participación en la construcción nacional y, de esa forma, el rigor histórico -«frente a los relatos ad-hoc y maniqueos» del independentismo- desmonta también algunos de los principales mitos que ha fabricado el nacionalismo catalán durante décadas y que ha conducido al órdago secesionista actual.

Alberto Sabio destaca que la exposición ha sido preparada de forma conjunto por historiadores aragoneses y catalanes. El relato temporal arranca a principios del siglo XVIII, justo uno de los momentos exprimidos publicitariamente por los independentintas en su discurso victimista contra España. Sin embargo, como destacan los historiadores que han preparado esta exposición, la realidad de los hechos indica que aquel momento histórico no solo no fue perjudicial para Cataluña, sino esencial para que en se convirtiera en potencia económica e industrial en el seno de España.


«Sobreproteccionismo» rentable para Cataluña

Las políticas unificadoras que instauró Felipe V, pese a ser sistemáticamente aprovechadas por el independentismo para su discurso victimista, sentaron las bases del despegue industrial de Cataluña. «En 1714, Aragón, Cataluña y Valencia se incorporaron al mercado de Castilla y se incrementaron los aranceles a las importaciones llegadas de fuera de España», explica Alberto Sabio. «Y a eso se le sumó la habilitación del puerto de Tortosa para el tráfico comercial con las Indias (América)». «Las barreras arancelarias y aduaneras tan elevadas que aplicó España fueron fruto de una lianza entre los industriales textiles catalanes, los siderúrgicos vascos y los terratenientes castellanos», indica.

Fueron, por tanto, las propias élites catalanas las que ejercieron esas ventajosas influencias en la Corona y lograron intencionadamente ese «sobreporteccionismo convirtió a Cataluña en la gran fábrica de España, en detrimento de otros territorios colindantes», afirma Alberto Sabio. «Así que pocas razones para el victimismo», concluye este historiador, en referencia al interesado relato fabricado por el independentismo catalán.

Aquel espaldarazo privilegiado al despegue industrial de Cataluña convirtió a esta región en captadora de mano de obra inmigrante del resto de España -medio millón de aragoneses se fueron a vivir a Cataluña entre finales del siglo XIX y finales del XX-. Una aportación de capital humano que -como se indica también en la exposición- fue decisivo para seguir construyendo el potente tejido productivo catalán.

La exposición «Dicen que hay tierras al este» fue inaugurada este jueves con la presencia del cantautor Joan Manuel Serrat, hijo de una aragonesa de Belchite.

El presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, ha destacado los múltiples nexos de unión existentes entre Aragón y Cataluña, y su participación activa en la construcción de España a partir de la histórica Corona de Aragón. «Ambas regiones son mutuamente sus mejores clientes y sus economías prosperan en paralelo, tras siglos de intercambio social, económico y cultural. Un intercambio continuo que ha sido la base de un mestizaje enriquecedor sin el que sería imposible comprender ni su pasado ni su presente», afirma Sánchez Quero.


http://www.abc.es/espana/aragon/abci-exposicion-desmonta-zaragoza-mitos-independentismo-catalan-201710200846_noticia.html

Un uso responsable de la Historia que une Aragón y Cataluña marca el discurso expositivo de la muestra “Dicen que hay tierras al Este”






Un uso responsable de la Historia que une Aragón y Cataluña marca el discurso expositivo de la muestra “Dicen que hay tierras al Este”

miércoles, 18 de octubre de 2017

El Presidente de Aragón, el de la DPZ y Joan Manuel Serrat inauguran la exposición en el Palacio de Sástago de la Diputación de Zaragoza

Lambán: "La exposición es una declaración de amor a Cataluña y a los millones de catalanes que contemplan angustiados su futuro por la sinrazón golpista de la Generalitat"

El Gobierno de Aragón y la Diputación Provincial de Zaragoza organizan la exposición “Dicen que hay tierras al Este. Vínculos históricos entre Aragón y Cataluña. Siglos XVIII-XX”, cuyo título se inspira en un verso de José Antonio Labordeta, y que pretende promover el conocimiento de las relaciones entre Aragón y Cataluña desde la perspectiva de la historia, economía y cultura compartidas. La muestra, que se desarrollará en el Palacio de Sástago, cuenta con la colaboración de la Obra Social laCaixa y Telefónica.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, y de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, han inaugurado la exposición, en compañía de un actor muy especial, el cantautor Joan Manuel Serrat, quien ha cerrado el acto interpretando 'Cançó de Bressol'.


El discurso expositivo ha sido creado por historiadores "de prestigio", aragoneses y catalanes, y recuerda que la Cataluña "próspera, rica y plena no está hecha al margen de España, sino en el marco de España", ha dicho Lambán, subrayando que "buena parte del talento que ha hecho posible esa Cataluña ha llegado de regiones limítrofes" y también otras Comunidades se han aprovechado del talento catalán para prosperar.

La inauguración de la muestra coincide en el día con el anuncio del Gobierno de España de que el sábado aprobará las medidas necesarias para intervenir en Cataluña al amparo del artículo 155, después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, haya amenazado con votar la declaración de independencia en el Parlament.

En esta fecha, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha hecho un llamamiento a "todas" las instituciones del Estado, empezando por las más próximas, es decir, las aragonesas, y también de la sociedad civil, para "tender puentes" y "abrir cauces" que resuelvan el conflicto catalán.

Para el presidente aragonés, la situación es "de tal gravedad" que ha vaticinado que la actual generación de españoles "no verá plenamente restablecida la normalidad en Cataluña, aunque eso no nos exime -ha recalcado a continuación- de aportar lo mejor de nosotros mismos para que esa normalidad se alcance".

Y eso pasa, ha explicado, por una "actualización" de la Constitución Española, con una reforma "que han de votar todos los españoles", y otra del Estatut de Autonomía "que han votar todos los catalanes".

Pero antes, se necesitan "muchos esfuerzos, generosidad y altura de miras", ha asegurado Lambán, para quien "los políticos de Madrid y de Barcelona, por sí solos, no pueden resolver la situación". "Estoy convencido de que jamás lo harán", ha recalcado. Y por ese motivo ha dicho que es "absolutamente imprescindible" la colaboración de la sociedad civil y de todas las instituciones del Estado en la búsqueda de soluciones.

Por ello, realiza un llamamiento "a tender puentes, al entendimiento" porque "es inconcebible un Aragón fuera de España, una Cataluña fuera de España y es inconcebible una España que prescinda de Cataluña", ha recalcado Lambán, al expresar la disposición de la Comunidad aragonesa de mediar en el actual conflicto porque los aragoneses son conscientes de lo mucho que se podría perder ante una "hipotética independencia" y de lo mucho que se gana "evitándola".

Por tanto, "la exposición es una declaración de amor a Cataluña" y a los "millones de catalanes que contemplan angustiados su futuro" por la sinrazón golpista de la Generalitat". También es un canto a la nostalgia por esa Barcelona que "nos enamoró a todos". En recuperar la normalidad "les va la vida a los catalanes y a nosotros", ha sentenciado Lambán.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, "para la Diputación de Zaragoza es un honor acoger en el Palacio de Sástago, una plataforma de difusión cultural de primer orden, y coorganizar esta exposición que echó a andar hace casi dos años y que está tejido a partir de tres principios básicos: el rigor histórico, la puesta en valor del enorme legado que nos une, y la comprensión del presente de Aragón y Cataluña como tierras hermanas, en íntima relación y como parte de una realidad tejida durante siglos de historia común".


La exposición

La muestra se abrirá al público mañana, 20 de octubre, pudiéndose visitar hasta el día 7 de enero de 2018. 

El discurso expositivo, que se despliega a través de 12 ámbitos temáticos diferentes, se apoya en recursos museográficos que incluyen piezas que forman parte del patrimonio industrial, artístico y documental de ambas comunidades. En total han sido 65 las entidades y coleccionistas que han prestado obras y material para esta exposición.

Esta exposición es el núcleo gordiano de un proyecto cultural que incluye otros elementos culturales, divulgativos y didácticos, como un documental realizado por Vicky Calavia, titulado Al Este y que se proyecta en una sala del propio Palacio de Sástago durante la duración de la muestra, una monografía realizada por reconocidos estudiosos y profesores de Aragón y de Cataluña con vocación de permanencia, así como guías didácticas destinadas a fomentar el conocimiento entre los escolares aragoneses de esta relación histórica entre ambos territorios.

La exposición cuenta con un amplio comité científico, formado tanto por historiadores aragoneses como catalanes, que consiguen relatar la historia de las relaciones entre Aragón y Cataluña desde la convicción de que es posible hacer un uso responsable de la Historia para entender procesos y episodios complejos sin alimentar la animadversión, transitando por tres siglos de vínculos que unen mucho más que separan.

Según Alberto Sabio Alcutén, profesor de Historia Contemporánea y comisario de la exposición, a menudo desde Cataluña vinieron aires de renovación y, en este sentido, la muestra pone énfasis en décadas de convivencia fructífera y amistosa, no exenta en ocasiones de conflictos, como suele ocurrir entre viejos vecinos de territorios colindantes, pero siempre se encontraron vías de colaboración y caminos que avivaban diálogos. Partiendo de esta base, a lo largo de la exhibición se apuesta por mostrar las complementariedades históricas, dando cuenta de las amplias influencias desarrolladas entre los aragoneses y esas “tierras al Este” a las que se refiere la canción de José Antonio Labordeta.

Se trata, en suma, de favorecer un mayor conocimiento de las interrelaciones históricas entre ambas sociedades para “reconocerse” mejor, sin practicar la ignorancia recíproca. El desconocimiento mutuo hace que funcionen mejor los tópicos. Por eso, frente a determinados delirios y mitos historiográficos, el mejor antídoto suele ser el trabajo de los historiadores. De ahí que esta muestra pretenda comparecer ante la opinión pública con un discurso histórico riguroso y con información fidedigna avalada por las fuentes documentales.

El Aragón del siglo XXI, con Cataluña cerca en todos los sentidos, tiene más posibilidades de robustecerse. Y, a la luz de la historia que queda atrás, Aragón puede reclamar con toda justicia su papel para ejercer de mediador en la mal llamada “desconexión” entre Cataluña y el resto de España, con vistas a encontrar soluciones integradoras. Los aragoneses están muy interesados en este proceso, como demuestra la dilatada interacción histórica entre ambos territorios que subraya esta exposición.


Ámbitos temáticos de la exposición

1) Historia de la emigración:
En un siglo, entre 1880 y 1980, emigraron a Cataluña más de medio millón de aragoneses. A su vez, en el siglo XVIII centenares de catalanes se desplazaron a diferentes poblaciones de Aragón como agentes o personal de distintas compañías mercantiles. Este espacio se centra en la emigración histórica de aragoneses a Cataluña, con indicación expresa de cuáles fueron las principales comarcas aragonesas de salida y los barrios de Barcelona de acogida. Se profundiza igualmente en el tipo de emigración y en el perfil del aragonés en Cataluña.

2) La línea del Ebro y el tráfico mercantil 
Esta sección analiza cómo ha influido Aragón en la especialización textil catalana y Cataluña en la especialización agraria aragonesa, qué viajeros y comerciantes catalanes vinieron por tierras aragonesas o qué aduanas existían históricamente entre ambos territorios. De igual modo, la habilitación del puerto de Tortosa al “comercio libre” con las Indias se produjo a partir de 1778, abriendo una nueva etapa de expectativas entre los ilustrados y políticos aragoneses sobre las posibilidades que la liberalización del tráfico colonial ofrecía a la exportación de los productos aragoneses. Tortosa se convirtió en el anhelado puerto de Aragón. El enorme poder e influencia que el conde de Aranda mantenía sobre los ministros de Carlos III, pese a su dorado exilio en la embajada de París, obró el milagro de conseguir dinero público para que el puerto de la Ciudad Condal no corriera el peligro cada invierno de quedar impracticable, la construcción de la nueva población en San Carles de la Rápita, del canal entre ésta y Amposta, y el acondicionamiento del puerto dels Alfacs. Por último, se ahonda en el ferrocarril como elemento integrador de ambos espacios.

3) Las transferencias históricas de energía hidroeléctrica para favorecer la industrialización de Barcelona y entorno 
Al repasar su periodo de responsabilidad al frente del Ministerio de Fomento, Francesc Cambó anunciaba que la energía hidroeléctrica se había de convertir, en unos pocos años, en un “arma formidable de dominación económica” y comparaba su trascendencia con lo que había supuesto la red ferroviaria en el siglo anterior. No se equivocaba Cambó: resultó muy importante la explotación de recursos hidráulicos aragoneses (“la hulla blanca”) con la finalidad de transferir energía hacia el mercado formado por el área industrial y urbana de Barcelona, especialmente en momentos de colapso energético.

4) El nacimiento de la conciencia aragonesista en Cataluña 
Esta sección expone la importancia de emigrantes aragoneses a Barcelona en la gestación de los primeros “movimientos aragonesistas”, como Julio Calvo Alfaro, Gaspar Torrente o la revista “El Ebro”. Gaspar Torrente, por ejemplo, afirmaba: “Yo he pasado por todos los movimientos aragonesistas, pero afirmo que el movimiento, para triunfar, tiene que salir de los pueblos y no de las capitales”.

5) Sociabilidad y redes aragonesas en Cataluña 
Más de 200.000 aragoneses viven en Barcelona y su área metropolitana, cifra que convierte a la capital catalana en la segunda ciudad del mundo en cuanto a población aragonesa. La importancia de la emigración de aragoneses hacia Barcelona ha sido una constante durante todo el siglo XX. A comienzos del siglo pasado se estimaba en unos cincuenta mil el número de aragoneses residentes en Barcelona, casi el 10% de su población. Por tanto, ya en 1909 era destacada la presencia aragonesa en la capital catalana. Fruto de esa corriente surgieron el Centro Aragonés de Barcelona y, poco después, el Centro Obrero Aragonés (COA), entre otros espacios de sociabilidad. Hay más de sesenta centros aragoneses por todo el mundo, principalmente en España, Europa y América; el más importante de ellos es el de Barcelona. Sus socios ejercen el aragonesismo con entusiasmo. Muchos de ellos, tal vez todos, añoran sus pueblos de origen, pero valoran las posibilidades de trabajo (y de felicidad) que les ha ofrecido Cataluña sin necesidad durante años de realizar grandes transformaciones identitarias.

6) Artes plásticas: pintores y escultores aragoneses en Cataluña 
“Barcelona como meta” fue un lema para varios pintores y escultores aragoneses durante el siglo XIX y XX. Por ejemplo, el Salón de Artistas Aragoneses celebrado en el Centro Obrero Aragonés de Barcelona en 1935 fue uno de los acontecimientos más relevantes del panorama artístico aragonés previo a la Guerra Civil. A lo largo de la muestra se enfatiza la presencia en Barcelona de artistas como Pablo Gargallo, Joaquín Pallarés, Ramón Martín Durbán, Eleuterio Blasco, Sanz Lafita, Vicente Rincón, Ramón Acín, Ciria, Grupo Trama, etc.

7) Escritores y músicos aragoneses en Cataluña
Se subrayará la importancia de los escritores aragoneses en Cataluña, como Ignacio Martínez de Pisón, Javier Sebastián y otros muchos/as. Especial relevancia tendrán en la muestra algunos escritores de frontera, integradores y tolerantes, como Jesús Moncada, exponente máximo de esa dualidad catalano-aragonesa llevada a la excelencia. Se mostrará igualmente la héjira de los músicos populares aragoneses a partir de 1960 (asentamientos, grabaciones, conciertos, discos y flujos recíprocos) y el vínculo cinematográfico con Cataluña, sobre todo a través de la conexión Portabella.

8) Integración y Justicia Social: Personalidades aragonesas durante la Transición en Cataluña 
Cataluña estuvo en la vanguardia de las luchas por la democracia en España durante la década de 1970. Muchos catalanes y aragoneses en Cataluña, como Gregorio López Raimundo o Alfonso Carlos Comín, se responsabilizaron para ejercer conscientemente ese papel de liderazgo y de integración social del emigrante. También José Antonio Labordeta tuvo una estrecha relación con Cataluña en aquellos años, empezando por su actuación en el Paraninfo de la Universidad de Barcelona el día que fue asesinado Salvador Puig Antich, y siguiendo por el multitudinario concierto celebrado en el Palacio de Deportes de Montjuic en defensa del quincenal Andalán.

9) Juntos en las dificultades 
Esta sección realiza un recorrido por los austracistas catalanes y aragoneses exiliados en Viena durante el siglo XVIII, por los catalanes presentes en Los Sitios de Zaragoza, como la propia Agustina de Aragón, bautizada en Barcelona el 6 de marzo de 1786; por la solidaridad mostrada por algunos aragoneses frente a los bombardeos de Barcelona en época de Espartero; por la presencia fundamental de aragoneses en el obrerismo barcelonés (Samblancat, Aláiz, Acín, Maurín, Carrasquer…). Y poco después, durante la Guerra Civil, Cataluña se vuelca sobre el frente aragonés, influye decisivamente en las colectividades aragonesas, “libera” zonas limítrofes desde Barbastro a Alcañiz, y defiende en el Ebro una frontera que supone su propio derrumbamiento al fin…


10) Profesores y estudiosos a uno y otro lado 
Se ponen en evidencia las influencias universitarias y académicas que han existido históricamente entre Cataluña y Aragón, influencias que vienen de bastante atrás en el tiempo, como demuestra el papel desempeñado, hasta su clausura en 1707, por el Studium Generalis Ilerdense como polo de atracción de estudiantes del viejo Reino de Aragón. Y estamos hablando de personajes tan renombrados como San José de Calasanz o Pedro Cerbuna, fundador de la Universidad de Zaragoza. Y a la inversa, durante el siglo XVIII y primer tercio del XIX, después del cierre de varias universidades catalanas, la Universidad de Huesca registró una importante afluencia de alumnos del Principado. También se da cuenta de la presencia de catedráticos aragoneses que ejercieron en Barcelona (Castro y Calvo, Manuel del Arco, los Blecua, Hernández Pardos…) o que desempeñaron su labor en Zaragoza para después trasladarse a Barcelona, como Vicens Vives o Fabián Estapé. Y, a la inversa, también se ahonda en los estudiosos catalanes que han analizado Aragón (Abadal, Bosch Gimpera, Verdaguer, Víctor Balaguer, Feliu, etc. y años después, en tiempos mucho más cercanos a nosotros, Pedro Montserrat o Antonio Durán Gudiol).

11) Fotógrafos catalanes y paisaje aragonés 
De los pioneros montañeros y excursionistas catalanes, a los que tanto les gustaba el Pirineo, pero también las sierras ibéricas, nos han quedado miles de fotografías y alguna crónica. En esta sección se expone cómo quedó plasmado Aragón en el objetivo de los fotógrafos del Centro Excursionista de Cataluña.

12) El Patrimonio cultural y lingüístico de la Franja Oriental 
Más allá de los “bienes de la franja”, la interacción es más compleja y diversa. En estos territorios a caballo entre Aragón y Cataluña el paisaje fronterizo adquiere nuevos horizontes, donde los límites administrativos oficiales dejan de coincidir con los lingüísticos, económicos, eclesiásticos o naturales. A todo ello cabe añadir que se suman infraestructuras comunes, empezando por el Canal de Aragón y Cataluña, aprovechado por gentes de uno y otro lado. Ocurre lo mismo con toda una red de caminos tradicionales y de carreteras locales. En suma, desde Bonansa y Pont de Suert, desde Benabarre hasta Fraga y la zona del Matarraña son muchas las localidades que viven como un hecho habitual y cotidiano el contacto entre ambos territorios en un área que tampoco coincide exactamente con el trazado de los límites lingüísticos entre catalán, castellano y aragonés. Y el mejor futuro para la zona pasa por la suma de esfuerzos y por una mejor coordinación entre las administraciones catalana y aragonesa en el desarrollo de este territorio en contacto.


El documental. Vínculos cinematográficos entre Aragón y Cataluña

Los vínculos cinematográficos de Aragón con Cataluña se trazan ya desde el pionero Segundo de Chomón para seguir después con Luis Buñuel, Antonio Maenza y la “conexión” Pere Portabella. Sorprende la fecundidad de esos nexos entre los soñadores de imágenes en movimiento, “inasequibles al desaliento ante tanto polvo, niebla, viento y sol”, como diría Labordeta. El turolense Segundo de Chomón, iniciador mundial del cine de animación y de los trucajes, se instaló en Barcelona en 1902. Allí comercializa el sistema de coloreado y perfecciona diversas técnicas, como el uso del travelling, además de filmar vistas de Barcelona o de Montserrat.

Años más tarde, la Guerra Civil llevaría a varios cineastas aragoneses a Barcelona. Fue el caso de Antonio Sau quien, bajo los auspicios de la CNT, guionizó y dirigió la película Aurora de Esperanza (1937), “un cine de reivindicación social influenciado por la escuela soviética de Serguéi Eisenstein y Vsévolod Pudovkin”, como ha señalado Vicky Calavia. Desde luego no podía faltar la especial relación de Luis Buñuel con Cataluña, de la mano no tanto de Dalí sino sobre todo de Portabella, el productor de Viridiana (1961), con guion del oscense Julio Alejandro. En sentido inverso, resulta innegable el fuerte nexo del barcelonés Bigas Luna con Aragón, tanto por motivos familiares como cinematográficos -quién no recuerda Jamón, jamón (1991), rodada en plenos Monegros- y, en general, sociales, pues Bigas inspiró la reconversión del viejo café cantante El Plata y, palabras mayores si hablamos de arraigadas tradiciones, acertó a cambiar el lugar de la ofrenda de flores a la Virgen del Pilar. Ahí es nada.


http://aragonhoy.aragon.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/id.206833