sábado, mayo 29, 2010

Manresa se rinde al Serrat más poético





Manresa se rinde al Serrat más poético - Manresa es rendeix al Serrat més poètic
El cantautor catalán llena el Kursaal con un recital formado exclusivamente por versos musicados de Miguel Hernández

MARTA PICHMANRESA El músico se hizo acompañar de un montaje escénico que incorporaba las proyecciones de varios cineastes.El público no faltó a uno de los platos fuertes de la temporada en el teatro Kursaal de Manresa.Joan Manuel Serrat ofreció los trece temas que integran su último trabajo discográfico, publicado este mismo año


Para muchos podría extrañar asistir a un concierto de Joan Manuel Serrat y salir sin haber escuchado clásicos de su repertorio como Mediterráneo. Pero el caso es que el nuevo espectáculo del Noi del Poble Sec, Hijo de la luz y de la sombra, formado exclusivamente por poemas musicados de Miguel Hernández, no da pie a meter ninguna otra pieza que no homenajes al poeta de Orihuela .

Serrat ya lo advirtió de entrada: "este es un recital cerrado, no admite otras canciones que no sean de los dos discos en los que he musicado poemas de Hernández, salvo que traicionamos el espíritu que ha generado este concierto. El espectáculo por sí mismo tiene suficiente fuerza para no necesitar nada más ".
Así que, despojado de las canciones que le han acompañado a lo largo de su dilatada carrera, Joan Manuel Serrat volcó todas sus energías en los versos de Hernández.

Con las entradas agotadas, el concierto se presentaba como uno de los platos fuertes de esta temporada del teatro Kursaal de Manresa y las expectativas se alcanzaron. Había público de muchos puntos de la geografía catalana. También se desplazaron hasta la capital del Bages seguidores venidos de otros lugares del estado, como Vigo o Valencia.

Sólo pisar el escenario Serrat fue aclamado por un público que ya se mostró convencido antes de empezar el recital. Aparte de la explicación sobre el montaje que el cantante hizo antes de empezar, el viaje musical a través de los versos de Miguel Hernández no tuvo ni una sola parada. Y cuando Serrat hablaba era para recitar.

Con Lego con tres heridas, el primer disco publicado hace casi cuatro décadas, dio el pistoletazo de salida a una hora y cuarenta minutos al servicio de la poesía de Miguel Hernández. Del segundo trabajo discográfico que Serrat ha dedicado al poeta, editado hace unos meses, interpretó los trece temas que forman parte. El cantante se iba moviendo por el escenario, en ocasiones interpretaba alguna canción con la guitarra, después en cantaba otra sentado en un taburete ...

El público no escatimó aplausos, pero, sin duda, el punto álgido de la noche llegó con Para la libertad, todo un himno que hizo vibrar el teatro desde la primera nota.

Además de la emotividad que generó el recital por él mismo, Hijo de la luz y de la sombra tenía valores añadidos. Serrat se acompañó de una banda de músicos de primer fila, dirigida por Ricardo Miralles, que llenaban un escenario en el que las proyecciones tuvieron un papel destacado.
Vídeos firmados por cineastas tan destacados como Isabel Coixet, David Trueba, José Luis Garci o Bigas Luna "han hecho ir más allá la música", apuntó el mismo Serrat al final del concierto en el turno de agradecimientos.

El cantautor tampoco se olvidó de "dar las gracias a toda la gente que ha colaborado para que este proyecto tuviera vida y caminara". Al final, ramos de flores para el artista y largos aplausos para un recital sin los clásicos de siempre, pero, como dijo Serrat, "tiempo habrá para compartir un concierto de grandes éxitos en el futuro".

FELICITACIONES AMIGOS DE MANRESA POR VIVIR ESTE BELLO RECITAL DE NUESTRO MAESTRO.


Información e imagenes http://www.regio7.cat/

miércoles, mayo 26, 2010

JOAN MANUEL SERRAT


JOAN MANUEL SERRAT
«Al Rey lo han operado del pulmón derecho y a mí, del izquierdo... ¡y eso marca diferencias!»



Le quedan bien los versos de Miguel Hernández al cantautor barcelonés. Son como un traje diseñado a la medida de su voz. Con ellos recorre España en una gira que se extenderá hasra octubre. Recién operado de un pulmón, habla con XLSemanal y no deja `palo´ sin tocar: crisis, Estatut, toros, Barça... y sí, también poesía.


Barrio de Pedralbes, Barcelona. Entre los muros del jardín de la casa donde tiene lugar la sesión de fotos y la entrevista, el bullicio mañanero de la ciudad no es más que un recuerdo. Once y media de una mañana soleada. Calma chicha junto a la piscina. Abajo, un pedazo de Ciudad Condal y el rincón más azul del Mediterráneo se extienden como la nocilla. Los focos, las cámaras, la grabadora... Todo a punto para pasar unas horas con el Noi del Poble Sec, quien, a los 66 años, ha vuelto a ponerse ‘miguelhernandiano’ con un disco, Hijo de la luz y de la sombra, de recientísima factura. El Estatut, los toros, Garzón, la crisis, el Barça... No existen vocablos prohibidos en la gramática del cantautor. Se `moja´ Serrat frente a mis preguntas. Más allá, su ciudad es una geografía explosiva cuyos ríos y cordilleras armonizan la luz de un verano que llega por adelantado. Se confiesa ante mí el topógrafo que un día musicó esos territorios. Y lo hace con el ánimo a la altura de las inexistentes nubes. Felizmente recuperado.


XLSemanal. ¿Qué tal estamos?
Joan Manuel Serrat. Bueno, físicamente mucho mejor de lo que me habían anunciado, aunque peor de lo que me gustaría. Pero, bueno, de cualquier manera, muy bien.

XL. Ha sido operado recientemente de un nódulo pulmonar por el doctor Laureano Molins, quien ha intervenido al Rey Don Juan Carlos de lo mismo. ¿Debemos tranquilizarnos por su experiencia?, ¿es un cirujano de confianza?
J.M.S. Pues no sé cómo estará el Rey, pero Laureano es un cirujano estupendo y un compañero de proceso realmente bueno. Aunque exactamente no hemos sido operados de lo mismo porque a él le han intervenido el pulmón derecho y a mí el izquierdo. Ambos marcan diferencias [sonríe, irónico].

XL. ¿Se cuida usted por prescripción facultativa?
J.M.S. No me cuido, en el sentido de que nunca he sido maniático; tampoco, prudente. Sencillamente, hago caso a mi cuerpo. Mi cuerpo se encarga de explicarme las cosas. Y me las explica bien, con claridad y amablemente.

XL. ¿De qué le han quitado? ¿Tabaco?, ¿alcohol?, ¿mujeres?
J.M.S. Más bien al contrario. En vez de quitarme a mí de algo, lo que han hecho los médicos es quitarle cosas a mi cuerpo. Me han quitado una vejiga, medio pulmón y algunas partes más. Pero mi cuerpo sigue funcionando [ríe] y, además, responde perfectamente a todas mis exigencias. En cuanto al resto de las cosas, yo pienso que la moderación siempre permite poder prolongar los placeres.

XL. ¿Y se tiene por un hombre moderado?
J.M.S. Noooo. Nooo. No. Yo sólo digo que la moderación permite prolongar los placeres [sonríe]. No soy un cruzado contra los excesos, pero hay que reconocer que cascan y, por tanto, acortan la posibilidad de disfrutar de muchas cosas. Y yo no quiero que me acorten nada. Prefiero disfrutar moderadamente que dejar de hacerlo.

XL. Hablando de excesos, ¿cuándo se corrió la última farra?
J.M.S. No, esto es otro tema. En un momento determinado, a un hombre le pueden ocurrir muchas cosas. Uno, ya te digo, es moderado cada día, lo cual no excluye que puedan aparecer momentos en los que abandone mis principios y mi prudencia [sonríe] y abrace el exceso.

XL. Miguel Hernández. Palabras mayores, ¿no?
J.M.S. Es uno de los poetas del siglo XX más importantes que tenemos. Un poeta de una vida corta, con una poesía personal y distinta. Lo que la hace tan distinta es el mundo del que se nutre, su cosmografía. Está en su niñez y en los paisajes. Y a partir de ellos descubre todo un universo.

XL. Después llegan el amor, la guerra...
J.M.S. Sí, pero él todo lo escribe a partir de elementos de la niñez y del paisaje. Es un poeta autodidacta en cuyas poesías se trasluce todo lo que acaba de leer. Tú lees poemas de su adolescencia y descubres a Gabriel Miró, a Azorín, a Virgilio. Están ahí porque él es una esponja. A medida que va aprendiendo a usar las palabras, vas viendo cómo toda esta información rápidamente la asume y la transmite. Es fantástico. Y lo hace con naturalidad y transparencia.

XL. Regresa a Miguel Hernández 38 años después de su
primer disco homenaje, que hizo con la aprobación de la viuda del poeta, Josefina Manresa.
J.M.S. Sí, claro. Es normal. Lo he hecho siempre. No sólo es obligatorio, sino que es aconsejable pedir permiso.

XL. ¿Qué recuerdo tiene de ella?
J.M.S. Fui a ver a la viuda y le planteé la idea. A ella le gustó mucho. Estaba encantada. Y cuando estuvo el trabajo hecho, se lo mostré y ella se emocionó.

XL. Lloró.
J.M.S. Sí, lloró. Además, fue muy emocionante porque, cuando llegué con el disco a su casa, me di cuenta de que no tenía tocadiscos. Le dije que esperase un momento y, en una tienda de Elche, le compré uno. Escuchamos el disco juntos y fue una sensación de felicidad y de pudor al mismo tiempo ver cómo se iba emocionando aquella mujer con lo que iba escuchando.

XL. ¿Qué hubiese dicho de este nuevo disco?
J.M.S. A ella supongo que le hubiera gustado, como le gustó el otro. Pero de lo que sí estoy seguro es de que al poeta no le hubiera resultado extraño, porque fue un hombre muy cercano a la canción. Fíjate, él escribe muchos poemas que lo demuestran: uno que se llama Canción primera y otro que se llama Canción última. Tiene incluso un libro entero que se llama Cancionero y romancero de ausencias. Él escribe muchas poesías con ritmos de las canciones. Las nanas de la cebolla, sin ir más lejos, tiene una construcción de seguiriya.

XL. Imagino que hoy sería un anciano descreído, pero vital.
J.M.S. No sabemos lo que podría ser. Nunca sabremos su recorrido. La vida es una combustión. Y un hombre toma decisiones constantemente y tiene derecho a hacerlo. No podemos proyectar lo que nosotros quisiéramos que fuera.

XL. Aun así, ¿qué le diría si lo tuviera aquí delante? ¿Hablarían de toros y fútbol, pasiones que ambos comparten?
J.M.S. Bueno, en mi caso, los toros no tanto. A él le gustaban más los toros y a mí, el fútbol. Él escribió mucho sobre toros y, además, cosas muy bellas.

XL. Sin embargo, veo que su afición taurina es más por amistad.
J.M.S. Sí, es por la relación que he tenido con algunos toreros desde hace muchísimos años. Me ha tocado sufrir mucho por los callejones de estas plazas de Dios.

XL. Se pasa miedo ahí, ¿no?
J.M.S. Se tienen sensaciones extrañas. Por una parte, estás deseando que le vaya muy bien, que le salga redondo y, por otra, que se acabe. Es una tremenda contradicción. Como en todo, hay que mojarse el culo para sacar peces. Quieres que al amigo le vaya bien y que al torero no le pase nada.

XL. Si yo le pidiese un solo verso de Miguel Hernández, ¿cuál es el primero que se le vendría a la cabeza?
J.M.S. Difícil. Es muy difícil. No lo sabría. Sin compromiso, si digo uno que nadie piense que es el mejor ni tampoco el que más me gusta. Diré con el que empiezo el concierto. El que dice: «Me llamo barro, aunque Miguel me llame». Pero sólo porque es con el que empiezo el concierto y también porque, de alguna manera, define algo de Miguel.

XL. Ese tener la tierra presente.
J.M.S. Exacto. Siempre están ahí la tierra, el fuego, el agua, los paisajes, las boñigas de las vacas. Hace poesías con boñigas cuando otros a la vez hacen poesía con nenúfares.

XL. A todo esto, en su opinión, ¿España va bien?
J.M.S. No va bien el mundo. Si pretendemos ser una sociedad democrática, lo que no podemos permitir es que otro tipo de poderes la controlen y la destruyan por dinero. La sociedad especulativa está hundiendo a la sociedad democrática. Se está responsabilizando de todos los males a historias que el hombre ha tardado cientos de años en conseguir, historias de tipo sindical, laboral, sanitario. Yo creo que ante esto hay que defenderse contundentemente.

XL. ¿Qué hemos hecho mal?, ¿quién nos ha engañado?
J.M.S. No lo sé. Pero después de dos años desde que aparecieran los primeros síntomas graves en el mundo financiero, no se ven síntomas claros de que se estén tomando medidas económicas para un mejor control, lo cual me sorprende muchísimo. Debe de ser que el mundo financiero tiene poder por todos los lados. Si no, yo no entiendo. Viendo incluso las referencias históricas que tenemos: cómo Roosevelt pudo atajar la crisis del 29 interviniendo el sistema financiero; Obama está tratando de repetir lo mismo aplicando aquel ejemplo y no hay más que ver las dificultades que está teniendo. Entonces, si nos vamos a lo pequeñitos que somos nosotros, pues ya ves en qué condiciones estamos.

XL. Y políticamente hablando, ¿cómo ve el panorama?
J.M.S. Hay un desencanto grande por parte de la sociedad. La clase política no puede permitir más el deterioro que se está produciendo, y no solamente por cuestiones de corrupción, sino de negación de la misma. Aquí, nos quedamos con el «¡y tú más!» en lugar de limpiar la casa. Y eso no puede ser. Deteriora una sociedad y nos hace vulnerables a que aparezcan problemas económicos, de identidad y de todo tipo.

XL. A usted lo relacionan con ‘el clan de la Zeja’.
J.M.S. Entiendo que es porque participé, junto con otras personas, en un anuncio pidiendo el voto por Zapatero [sonríe]. Pues qué voy a decir. Ésta es mi vida y, al menos, todo lo que yo hago es transparente. Al menos salgo ahí y no hago nada bajo mano. Está claro. No engaño a nadie. Pero, bueno, esto lo pensarán los que no les gusta que esté ahí. Sin embargo, esos mismos estarían encantados de que estuviera en ‘el clan del Gallego’, o en ‘el del Percebe’.

XL. Corren tiempos difíciles. Aquí, en Cataluña, acaba de iniciarse una ola de xenofobia. ¿Cómo vive eso el
‘sudaca catalán y universal’ que es usted?
J.M.S. Cualquier caso de xenofobia lo vivo con preocupación y tristeza. Socialmente, se trata de un elemento con el que están jugando políticamente. No es exclusivamente un problema de Cataluña, ¿eh?

XL. ¿Somos racistas los españoles?
J.M.S. [Silencio] Un amigo mío decía hace muchos años: «En España no somos racistas porque aquí no hay negros». Yo creo que no se puede decir que seamos racistas. Pero a medida que las dificultades avanzan en el ser humano se acentúan sus miserias y necesidades en defensa de la subsistencia. Si hay un bocado de carne y somos tres, probablemente haya pelea. Entonces, todo argumento puede ser válido. Lo que es perverso es que el ser humano aproveche este pecado de forma torticera y políticamente para medrar. Volvemos otra vez a la necesidad de tener una clase política consistente y a la que le importe más el servicio público que el servicio de su cortijo.

XL. Seguimos en Cataluña... a vueltas con el Estatut. ¿Qué es?, ¿la historia interminable?
J.M.S. Es incomprensible que llevemos tantos años mareando esta perdiz. No puede ser. Es increíble. Alguien también me dijo una vez que la justicia, para ser buena, ha de ser rápida. Pues en este caso no sé de qué estamos hablando. Pero no hablemos mucho no vaya a ser que piensen que estamos destruyendo los pilares de la democracia.

XL. ¿Lo de Cataluña y España tiene solución?
J.M.S. Están condenadas a entenderse.

XL. ¿Cómo?
J.M.S. Es muy fácil. Esto es como un matrimonio. Es que no creo que lo de Cataluña y España tenga tanta gravedad. Bastaría con el respeto mutuo... y el conocimiento de la historia y de cómo han sido las cosas. No se llega al año 2010 por generación espontánea. Hay un camino en el que han ocurrido cosas. Sería bueno que la mayoría de los españoles las supieran. Creo que, así, llegarían a entender mejor la realidad de Cataluña, por una parte, y de este todo que es España, por otra. Una de las cosas más graves que ocurren en España es el desconocimiento de nuestra propia historia.

XL. ¿Cree usted que excluir oficialmente el castellano es una opción correcta?
J.M.S. No, no. Qué va. Pero si aquí no se ha excluido oficialmente el castellano. Excluido oficialmente no está. Al menos, nosotros, los catalanes, desconocemos esto. Esto es algo de lo que hablan más en Madrid. Aquí, realmente, no... Si tú haces una encuesta en la calle, veremos qué resultados tendrás, qué te comentan... Y, a lo mejor, lo que unos llaman `exclusión´, otros lo llaman `equiparación´.

XL. Cambio de tercio, y nunca mejor dicho, ¿cuál es su argumento de peso para callar la boca a un antitaurino?
J.M.S. Para alguien que siente repugnancia por el tratamiento de un toro en una plaza, ¿qué argumentos voy a tener? Está en su sensibilidad y en su manera de entender las cosas. ¿Qué argumentos voy a tener yo contra eso?

XL. ¿Qué siente cuando se entera de que, en manifestaciones antitaurinas, se rompen discos de Sabina y suyos?
J.M.S. Nada. No les gustarían los discos [sonríe, irónico]. A lo mejor el problema no es que no les gusten los toros, sino nuestros discos. Eso sí, a mí no se me ocurriría nunca hacer ese tipo de cosas.

XL. ¿Se prohibirán finalmente los toros en Cataluña?
J.M.S. Yo creo que los toros en Cataluña estaban muriéndose de forma natural. Aquí se daban cuatro corridas en verano y eran para turistas y para un grupo determinado de taurófilos que cada día están más solos, y lo digo porque cada día tienen más bajas, ya que la naturaleza se ocupa de reducir la cosa. La naturaleza y el precio de las entradas, por supuesto.

XL. ¿Han mediado los políticos en tal prohibición?
J.M.S. Pues sí. Estamos en lo mismo de siempre. A alguien le interesaba arrimar el ascua a su sardina.

XL. ¿Le pregunto por el Barça?
J.M.S. Soy del Barça [sonríe], un equipo, el actual, con el que podemos disfrutar. Y, además, ha salido mayoritariamente de la cantera. Es una situación que ha unido mucho aquí a la gente. Lo miro por encima de las elecciones presidenciales que puedan venir y que están llegando como aceite y agua, que están llegando deslizándose por ahí, un poco desleídas.

XL. ¿Ha tenido pesadillas con Mourinho?
J.M.S. No, no, no por Dios. Pesadillas, no. No me
gustaría que fuera entrenador del Barça porque no me gusta lo que hace, pero como no me gustarían otros tampoco.
Sin embargo, tengo un gran afecto a Pellegrini y es el entrenador del equipo rival...

XL. ¿Verá el Bayern-Inter?
J.M.S. Puede ser. Sí, sí. Lo veré.

XL. Como buen culé, irá con los de Van Gaal, ¿no?
J.M.S. No necesariamente. Pero, vamos, veré el partido de forma desapasionada, que es otra manera de ver el fútbol,
es como verlo un poco más triste. Pero, incluso así, los que nos gusta el fútbol podemos disfrutar.

XL. ¿Ganará España el Mundial o acabaremos, como
siempre, decepcionados?
J.M.S. Sería una gran noticia. Y no digas `como siempre´. El Europeo lo acabamos de celebrar.

XL. Pues sí. Fue de las pocas alegrías que nos hemos llevado.
J.M.S. Bueno, fue un equipo fantástico. El equipo va a ser más o menos igual que el del Europeo. Además, creo que Del Bosque los está manejando de una forma fantástica. Lo que pasa es que un mundial es un torneo en el cual la mentalización y la historia pesan mucho. Al final, como decía Lineker, el fútbol es un juego de once contra once
en el cual, al final, siempre gana Alemania [sonríe]. Hay equipos que siempre están ahí. Y tenemos que estar preparados si queremos estar a la altura de una Inglaterra, o una Alemania, o un Brasil, o una Argentina, o una Italia.

XL. ¿Ve algún remedio para paliar la crisis de la música?
J.M.S. Lo que está en crisis es el mercado, sobre todo de distribución de discos. Pero la creatividad no está en crisis. Hay mucha creatividad que, a veces, no está representada suficientemente en el escaparate de la música.

XL. ¿La solución pasa por los directos, por las giras?
J.M.S. No, al contrario. Los directos van a bajar muchísimo porque van a bajar las financiaciones, las publicidades y también el bolsillo de la gente. Pero hay que superar los tiempos malos y esperar, trabajando, los buenos.

XL. Llegado el caso, si la cosa se pusiese demasiado mal, ¿se vería usted capacitado para volver a sexar pollos?
J.M.S. [Carcajada] Ya no me veo ni para sexar vacas.

XL. ¿Se acordaría?
J.M.S. Hombre, conozco la técnica. Pero también conozco
la de otras cosas y las practico con moderación [sonríe].

XL. ¿No le apetecería presentarse a Eurovisión, aunque sólo sea para ver qué se siente al ganar el festival?
J.M.S. No, eso sí que es algo de lo que me hubiera
gustado prescindir en mi vida, sinceramente. Me produjo mucho sufrimiento [no le dejaron participar por cantar en catalán]. Yo actué con mucha franqueza en aquellas circunstancias y me encontré una situación muy delicada. Ahora, cuando se lo cuento a un hijo mío o a los hijos de mis hijos, se sorprenden de que aquello provocase una situación tan embarazosa, reacciones tan radicales. Ellos lo interpretan como una situación que hubiera podido ocurrir perfectamente durante la Edad Media.

David Benedicte


Información http://xlsemanal.finanzas.com/
Imagen de MARIETA ÁLVAREZ SANJURJO

lunes, mayo 24, 2010

Joan Manuel Serrat – ‘Mediterráneo’, 1971 - Revista Rolling Stone



Joan Manuel Serrat – ‘Mediterráneo’, 1971 - Revista Rolling Stone

Pertenece a la lista: Los 50 mejores discos del rock español

Por Darío Manrique - 24 de mayo de 2010

Nacido desde la amargura, en este disco 

Serrat habló de la vida y de la muerte, pero, sobre todo de la libertad. Gracias a él, todos volvimos a nacer… en el mar

Entre agosto y noviembre de 1971, Serrat escribió las canciones de su cuarto álbum en castellano, “siempre junto al mar”, como explicaría después. El mar: como símbolo de libertad y, a la vez, como hogar.

Por eso también aparece en la portada, tras un apuesto Serrat con trazas de ‘rock star’ retratado por Colita, una de las principales fotógrafas de ‘la gauche divine’ barcelonesa con la que se codeaba el cantautor. Era una época complicada en su vida, ya que sólo un año antes había desafiado al régimen franquista encerrándose con un grupo de intelectuales en el monasterio de Montserrat, en protesta por la condena a muerte de varios etarras en el Proceso de Burgos. Mediterráneo, sin albergar canciones explícitamente políticas (Mediterráneo, Lucía, Pueblo Blanco, Vagabundear, Barquitos de papel, Tío Alberto) supuso otro desafío al status quo por sus inequívocos aires de libertad, pero su enorme popularidad (un año en el top 10 de los más vendidos) hizo intocable a us intérprete.

Mediterráneo se registró en los estudios Fonit-Cetra de Milán, adonde el sello Zafiro mandaba a sus estrellas (Los Brincos, por ejemplo). “Yo creo que íbamos a Milán por una cuestión de blanqueo de dinero de Zafiro”, comentó Serrat a ‘Rolling Stone’: “Digo creo: no quiero un proceso por calumnias. Parecía entonces que todo lo de fuera era mejor, cuando la mayor parte era humo”. El cantante no se pudo permitir muchas distracciones en Milán, pues las grabaciones de aquellos tiempos se limitaban a unos pocos días: “Había que hacer todo en cinco días, grabar bases, cuerdas, voz y mezclar. Se contrataba el estudio por una semana”. 

Los nombres de los músicos que tocaron en el álbum no nos han llegado, pero sí los de los dos ‘directores musicales’, cargo fundamental en los discos de la época, que excedía las labores del productor. Fueron Juan Carlos Calderón y Gianpiero Reverberi, dos leyendas.

Calderón es uno de los productores con mayor talento de la historia de la música española (Los Brincos, el primer Aute, Dúo Dinámico), y también ha facturado exitosos discos de jazz bajo su nombre. Mediterráneo no fue la primera ocasión en la que trabajó con Serrat –antes había hecho, por ejemplo, los arreglos del La, la, laque el catalán no llegó a cantar en Eurovisión–, pero en esta ocasión se ganaría la inmortalidad, especialmente por el tema que le da nombre (que, sin embargo, se podía haber llamado Observo a los animales, Amo al mar o Hijo del Mediterráneo, según los títulos que Serrat consideró). Cuenta Calderón que ideó un complicado ritmo para la base, un seis por cuatro, “e inventé una base muy interesante con batería, percusión y bajo que no se había hecho hasta entonces. Ese arreglo me costó muchísimo, pero soy un hombre de retos. El ritmo de Mediterráneo ha sido patrón para otros después”. Otra de las canciones de las que el director musical guarda recuerdo –aunque no muy bueno– es la deliciosa La mujer que yo quiero, pues escribir sus arreglos fue casi una odisea: “Estuve toda la noche antes de ir a grabar a Italia pasando los arreglos al papel con el copista y tomando unas copas, pero La mujer que yo quiero no la tenía hecha, y la terminé como pude, borracho y estresado, a las 7.30 de la mañana, poco antes de que saliera el avión”.

El maestro Reverberi, el otro director y arreglista, que colaboró en otros álbumes con Joan Manuel Serrat, recuerda que “no hacíamos sesiones muy largas: 10 o 12 horas por día para plasmar cuatro canciones, más o menos”. Hoy, 38 años después, el trabajo hecho en ese vetusto edificio milanés ha alcanzado la categoría de himno extraoficial español, presente en todas las encuestas con ánimo de resumen histórico. Esta revista, sin ir más lejos, decidió en 2006 que Mediterráneo era la mejor canción del pop español. “Es querida por la gente y forma parte de la memoria sentimental de varias generaciones”, dijo entonces Serrat. “Bueno, algo tendrá el agua cuando la bendicen, pero si yo tuviera que elegir una canción elegiría otra”. Pero es que en aquel álbum estaban también, aparte de las mencionadas, Aquellas pequeñas cosas, Que va ser de tí, Vencidos

… Un disco irrepetible.


sábado, mayo 22, 2010

Serrat ilumina al poeta


Serrat ilumina al poeta
22.05.10 - 00:45 - H. C. SANTANDER.

El cantautor, en su regreso a la sala Argenta, recorrió la huella de Miguel Hernández
Su 'Hijo de la luz y de la sombra', una evocación del autor de Orihuela en el centenario de su nacimiento, vertebró el reencuentro con el público santanderino


'Hijo de la luz y de la sombra' congregó a más de 1600 personas en la sala Argenta. El cantautor catalán Joan Manuel Serrat revivió las veladas cómplices de música, palabra y voz con su fiel público santanderino. El Palacio de Festivales volvió a ponerse en pie para agradecer a Serrat lo que era un concierto especial, integrado en la gira de su creación 'Hijo de la luz y de la sombra', vertebrado por la poesía de Miguel Hernández.

Trece temas en los que atraviesa las huellas del poeta de Orihuela, que falleció en prisión en 1942 a la edad de 31 años. En el escenario los poemas se convirtieron en imágenes, firmadas por directores como Manuel Gutiérrez Aragón, Isabel Coixet, Garci, Trueba... El recital, con el sello inconfundible del cantautor, recorrió durante dos horas la poética y la musicalidad de unos versos contudentes, y como friso las voces casi de un himno: «Para la libertad sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos, como un árbol carnal, generoso y cautivo...». Lo dijo Serrat en su día: «Miguel Hernández es dulce» y su voz viajó anoche de nuevo por la memoria. Con conciertos históricos en el recuerdo, en la plaza de toros de Cuatro Caminos, por ejemplo, ajeno esta vez a su propio cancionero, Serrat entregado al poeta conquistó de nuevo al público, también volcado con él. Sensibilidad para hacer suyo, pero también territorio y patrimonio de todos, los ecos de 'La palmera levantina', 'Ay del ay por el ay', 'El silbo del dale', 'Las abarcas desiertas' o 'Tus cartas son un vino', que sonaron en el recinto de Gamazo.

El artista estuvo acompañado en su actuación de sus seis músicos bajo la dirección del maestro Ricard Miralles, José Mas Kitlus en los teclados, Vicente Climent a la batería y percusión, Israel Cuenca a la guitarra, Olvido Lanza a la viola y Víctor Merlo al contrabajo y bajo



Imagen de ROBERTO RUIZ
Información http://www.eldiariomontanes.es/

viernes, mayo 21, 2010

Joan Manuel Serrat hace balance tras recuperar la salud


Joan Manuel Serrat hace balance tras recuperar la salud
21.05.10 - 14:35


Tras recuperar la salud, XL Semanal consigue el lado más personal del cantautor catalán Joan Manuel Serrat, a punto de salir de gira con nuevo disco.

Además, el periódico entrega cada domingo el suplemento Empleo y Dinero, con lo último en información económica y financiera, así como laboral e innovación.


Información http://www.elcomerciodigital.com/

jueves, mayo 20, 2010

«Es difícil pasar la página del pasado sin restituir la memoria»


«Es difícil pasar la página del pasado sin restituir la memoria»

21.05.10 - 00:35 - MARTA SAN MIGUEL SANTANDER.

El catalán regresa a los versos de Miguel Hernández con 'Hijo de la luz y de la sombra', que interpreta hoy en el Palacio de Festivales.
Joan Manuel Serrat Cantautor.


Se podría pensar que a Joan Manuel Serrat le falta algo. La factura del tiempo le ha quitado «una vejiga, medio pulmón, y algunas partes más, pero mi cuerpo sigue funcionando», como relata en una entrevista que podrán leer los lectores de XL Semanal este domingo, día 21 de mayo. Contestatario incluso con el paso del tiempo, el cantautor ofrece esta noche en el Palacio de Festivales un esperado concierto en Cantabria (las entradas se agotaron en febrero). En el escenario de la sala Argenta, acompañado por seis músicos y por el maestro Ricard Miralles al piano, su voz sonará a resistencia y homenaje en su regreso a Miguel Hernández. El Noi del Poble Sec vuelve a esa Ítaca musical que erigió en 1972, cuando inmortalizó los versos del poeta, y lo hace, a sus 66 años, con 'Hijo de la luz y de la sombra', recuperado de todo menos de la emoción «y el placer» que le provocan los versos de Orihuela, como explica a EL DIARIO MONTAÑÉS.

-Vayamos a 1972, de entre todos los poetas, ¿por qué entonces ya eligió a Miguel Hernández para musicar sus versos?
-Es un poeta extraordinariamente musical. La prueba es que con mayor o menor fortuna hay mucha gente que trató de ponerle música a sus versos. Incluso diría que era un hombre al que el mundo de la canción le era muy cercano. Es probable no estuviera de acuerdo con la música de sus poemas, pero no se sentiría extraño si lo escuchara. Toda su poesía está llena de argumentos de canción, títulos como 'Cancionero y romancero de ausencias', las estructuras de sus poemas son de canción como las 'Nanas la cebolla' que es una seguidilla. Como ésa hay muchas en su obra. El mundo de la canción le era muy cercano así que no es extraño que su poesía sea tan musical.

-Vuelve al poeta casi 40 años después... ¿'Hijo de la luz y la sombra' complementa al primer disco?
-No lo complementa, ni lo contrario. Mañana (por hoy) presento un espectáculo con poemas de Miguel Hernández que titulo 'Hijo de la luz y de la sombra', y que está formado por los poemas musicados de este disco y con buena parte de las canciones del anterior. Ambos pueden funcionar con absoluta independencia, pero no podemos hablar de que sean proyectos complementarios o prolongaciones, pero tampoco lo contrario. Los poemas son de Hernández, y aquel que haya escuchado el del 1972 notará sensibles diferencias.

-¿Qué le ha supuesto regresar a Miguel Hernández?
-Un placer. Estas cosas sólo se pueden hacer con alegría y placer, si no, no vas a ningún lado.
-Comenzó su gira de conciertos en abril, ¿qué reacción está percibiendo del público?
-Maravillosa, pero si fuera otra tampoco se lo contaría... Si busca testigos al respecto le recomiendo que no sean partes implicadas (ríe). Cuando uno plantea un proyecto siempre le pones toda la ilusión del mundo, lo estudias detenidamente y crees que lo que presentas es lo mejor que podrías hacer. Sin embargo, sólo cuando esto se contrasta con el público puedes tener algunas certezas de aciertos y errores. Afortunadamente los aciertos los puedes mantener y los errores corregirlos, sólo necesitas tener ganas de hacerlo... Desde el primer concierto al de mañana (por hoy) en Santander no va a variar nada.

-Es difícil elegir un poema o un libro preferido de Miguel Hernández, así que ¿por dónde empezaría para descubrir al poeta?
-Toda su obra está llena de momentos brillantes. A mi entender, si tuviera que presentar a alguien que desconoce la obra de Hernández y tratar de contarle el argumentario del poeta, yo le enseñaría el tríptico que conforma 'Hijo de la luz y de la sombra', estos tres poemas que son uno, en donde está condensado la cosmología postpoética de Miguel Hernández y todos los elementos con los él creó su poesía.

-¿Cuáles son esos elementos ?
-Miguel Hernández utiliza sus propios elementos; su barro, su estiércol, su sudor, su paisaje, su niñez... y con ellos construye su poesía, y esto no es general en todos los poetas sino que sólo ocurre con aquellos que tienen algo que contar.

-La actualidad ha vuelto a poner en portada los crímenes del franquismo, y le ha salido caro al juez Baltasar Garzón, ¿cree que España ha curado sus heridas?
-Vivimos una época que deberíamos haber superado. Es difícil pasar página del pasado sin restituir la memoria. No se puede vivir sin memoria, estaríamos condenados a equivocarnos.



Imagen e Información http://www.eldiariomontanes.es/

ELEGÍA




Video de http://www.youtube.com/user/jaumequalsevol




Fallecido inesperadamente Ramón Sijé en la Navidad de 1935, Miguel, conmovidísimo, deja fluir en pocos días esta tierna y rabiosa Elegía. Redactará Juan Ramón Jimenez, en El Sol, para la inmensa minoría de sus lectores habituales, un comentario muy laudatorio: "En el último número de la Revista de Occidente publica Miguel Hernández, el extraordinario poeta deOrihuela, una loca elegía a la muerte de su Ramón Sijé y seis sonetos desconcertantes. Todos los amigos de la poesía pura deben buscar y leer estos poemas vivos... Que no se pierda en lo rolaco, lo católico y lo palúdico... esta voz, este acento, este aliento joven de España."



Elegía
(Miguel Hernández - Joan Manuel Serrat)

(En Orihuela, su pueblo y el mío,
se nos ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería...)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas,
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano está rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera,
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado,
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas,
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.




Un poema del alma, de una bella amistad entre Ramón Sije y Miguel Hernandéz.
Versos de dolor sin entender porque la muerte se lleva a su amigo Ramón Sije.
Miguel Hernandéz con cada uno de sus poemas conmueve.
Verena

Poeta en Latinoamérica


Poeta en Latinoamérica

La Universidad de Valparaíso organizará unas jornadas para analizar la relación entre Pablo Neruda y Miguel Hernández

EZEQUIEL MOLTÓ - Alicante - 19/05/2010

Al poeta Pablo Neruda le habría gustado que a bordo del Winnipeg, el barco que arribó a las costas de Valparaíso (Chile) el día 3 de septiembre de 1939, estuviera Miguel Hernández. Pero no pudo ser, el poeta estaba encarcelado por el franquismo. Ahora, con motivo de la conmemoración de su centenario, habrá un encuentro virtual allende los mares. La Universidad de Valparaíso (Chile) acogerá unas jornadas en las que se analizará la relación entre Neruda y Hernández. También está previsto un concierto de Joan Manuel Serrat, que en el país andino es un mito porque cantó contra la dictadura, y todo ello coincidirá con la feria del libro.

Esta es tan solo una de las 36 actividades que el Instituto Cervantes ha organizado en alguna de sus 75 sedes para sumarse a la efeméride. Ayer la comisión ejecutiva del centenario de Miguel Hernández se reunió en la Orihuela natal del poeta para aprobar el calendario de estos actos internacionales. "Es el poeta más popular en España en estos momentos, cada día se celebran múltiples actos, y lo será también en medio mundo", aventuró José Carlos Rovira, comisario del Año Hernandiano.

Y prueba de ello será, por citar tan solo algún ejemplo, el congreso de hispanistas ucranianos que se celebrará en septiembre, o los seminarios que se han organizado en universidades de Perú, Miami, Argentina o México.

Juan José Sánchez, director de la Fundación Miguel Hernández de Orihuela, confía en que todos estos actos "consoliden internacionalmente al poeta". La alcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, se mostró orgullosa por ser anfitriona de esta reunión en la que se aprobó un "amplio calendario de actividades que cruzarán todas las fronteras nacionales, dándole un sentido internacional al centenario del oriolano más universal". La Sociedad Española de Conmemoraciones Culturales (SECC) ultima la gran exposición La sombra vencida, en la Biblioteca Nacional, a partir del 23 de septiembre con más de 215 objetos relacionados con el poeta. La Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, analizará en uno de sus cursos de verano la repercusión de la obra hernandiana, y la Biblioteca Nacional reunirá a tres poetas -Jaime Siles, Guillermo Carnero y Juan Carlos Mestre- y tres novelistas -Enrique Cerdán Tato, José Luis Ferris y Agustín Sánchez Vidal- para reflexionar sobre la obra y vida del poeta.

El secretario de la comisión, Javier Pascual, anunció que en breve se firmará el convenio que permitirá a las empresas patrocinadoras acogerse a los beneficios fiscales de los actos celebrados. Y en esta reunión todos los presentes cruzaron los dedos para que el inminente recorte presupuestario del Gobierno no les afecte.


Información http://www.elpais.com/

lunes, mayo 17, 2010

Calderón otorga insignia a Joan Manuel Serrat


Calderón otorga insignia a Joan Manuel Serrat

La condecoración, explicó la presidencia, reconoce a quien durante muchos años ha mantenido una relación cercana y personal con México

Jorge Ramos/ Enviado
El Universal
Madrid, España Lunes 17 de mayo de 2010

El presidente Felipe Calderón impuso hoy al cantautor español Joan Manuel Serrat la condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca en grado de insignia.

La condecoración a Serrat, explicó la Presidencia de la República en un comunicado, reconoce a quien durante muchos años ha mantenido una relación cercana y personal con México.

La actividad del afamado artista ha contribuido a profundizar el conocimiento mutuo de las sociedades mexicanas y españolas.

El intérprete de los grandes poetas españoles agradeció la distinción del gobierno mexicano y dijo vivir estrechamente vinculado a México y sus tradiciones.

Joan Manuel Serrat aseguró que a lo largo de su vida ha establecido una relación cultural y fraterna con México, como lo es la relación existente entre ambas naciones.


Imagen e Información http://www.eluniversal.com.mx/

miércoles, mayo 05, 2010

Serrat sembró la luz


(Serrat arrancó su actuación con ´Tres heridas´, las que dejan la vida, el amor y la muerte. Foto: B. Ramo)

Serrat sembró la luz

El cantautor reunió ayer a más de dos mil personas en un Palma Arena que se emocionó con los versos de Miguel Hernández

G. RODAS. PALMA. Ni el fútbol, ni la crisis ni las enfermedades pueden con Serrat. El Nano demostró ayer que, a sus 66 años, sigue en plena forma, con buena voz y con una capacidad intacta para emocionar a su auditorio. El cantautor se olvidó de su Barça, que también jugaba en Son Moix, para brindar un sentido homenaje, en negro y rojo, a Miguel Hernández, rescatando algunos de sus rincones y registros menos explorados, y convirtiendo el Palma Arena en una suerte de teatro que reivindicó la vigencia de un poeta que siempre se mostró cercano a la música.

Ni Mediterráneo ni Lucía. Sus temas más conocidos han sido sacrificados en este monográfico sobre el poeta, un montaje diferente, cerrado, que se fundamenta en canciones tan bonitas como conmovedoras. "Exclusivamente cantaré versos del poeta, a diferencia de lo que hemos compartido otras veces. Hacer otra cosa sería traicionar el sentido del proyecto. Otro día ya haremos un concierto de discos dedicados y grandes éxitos, cuando nos volvamos a encontrar", advirtió a quienes iban con la esperanza de escuchar alguno de sus clásicos.

Puntual, elegante, con la sonrisa del trabajo bien hecho. Así se plantó Serrat ante los suyos, que le recibieron, con el mismo entusiasmo, con una gran ovación. Dos mil seiscientas personas llenaban el área del Palma Arena habilitada para la ocasión. El escenario, en un lateral, al igual que hicieran los Pereza semanas atrás, despidió un sonido sin fisuras, claro, lo cual es noticia en un recinto no pensado para la buena acústica.

Su actuación fue un disfrute para el oído y también para la vista, gracias a la proyección de diversas cintas con las que directores como Manuel Gutiérrez Aragón, José Luis Garci o Isabel Coixet han ahondado en los problemas universales del hambre o la guerra, una constante en la obra del poeta de Orihuela.
El recital empezó con lágrimas y sangre, con Tres heridas, las que dejan la vida, el amor y la muerte, a las que Serrat ha puesto rostro. Ayer fue más allá, y puso voz y corazón, porque, fiel a su entrega, lo suyo fue un derroche, desde dentro, Del ay al ay por el ay y de ahí a la guitarra, que cogió por primera vez para recitar La palmera levantina y otros poemas de adolescencia, de formación y tanteo, de tránsito y de plenitud.

Serrat sembró la luz, sobre zonas de sombras, como la que proyectaron El hambre, del libro El hombre acecha, o El mundo de los demás, con unos versos tan íntimos que apenas susurró. "¡Que fuera el mundo una juguetería!", exclamó el cantante, aplaudido y piropeado en todo momento, en este tributo a un escritor que concibió su poesía como un itinerario desde el negro de la tinta hasta el cárdeno de la sangre.
Si con Niño Yuntero estremeció al público, al cargar contra la explotación infantil; con Dale que dale invitó a seguir el ritmo; y con Tus cartas son un vino recordó aquello de que el amor que "me trastorna es el único alimento para mi corazón".
El espectáculo rezumó sentimientos y hermanó a los espectadores, que escucharon con atención cada uno de los versos que Serrat, también poeta, rescató de la obra de Miguel Hernández.


Imagen e informacion http://www.diariodemallorca.es/

sábado, mayo 01, 2010

Miguel Hernández versus Serrat


Miguel Hernández versus Serrat

El público abarrota el Pazo da Cultura de Pontevedra en el arranque de la gira de "Hijo de la luz y de la sombra"

"Buenas noches. Bienvenidos a este concierto en el que conmemoramos el nacimiento de Miguel Hernández; es un monográfico y a diferencia de otros recitales no admite otro tipo de canciones porque se desvirtuaría, se que lo entienden y se lo agradezco, en otra ocasión me comprometo a hacer un concierto de discos dedicados".
Joan Manuel Serrat saludó así ayer a los más de 700 espectadores que llenaron el Pazo da Cultura de Pontevedra en el arranque de la gira gallega de "Hijo de la luz y de la sombra", un espectáculo que el cantautor catalán presentará este fin de semana en A Coruña y Santiago.


SUSANA REGUEIRA - PONTEVEDRA Porque se cumple el centenario del nacimiento de Miguel Hernández y sobre todo porque su obra es intemporal: sus versos "suenan frescos y sólidos como si hubieran sido escritos ayer". Son las dos razones (por si fuesen necesarias) que esgrime Serrat al presentar su nuevo CD "Hijo de la luz y de la sombra", un trabajo que ya se ha situado como número uno de ventas en España y Argentina y que ayer desgranó en Pontevedra en un espectáculo singular de música, poesía e imágenes.

Pontevedra fue una de las pocas localidades seleccionadas para la gira de presentación de este monográfico de aproximadamente hora y media de duración.
Más de 700 espectadores de todas las edades, aunque mayoritariamente de más de 30 años, llenaron el Pazo da Cultura y de hecho las localidades se agotaron ya durante la mañana. Fue una cita sin sorpresas, a diferencia del anterior concierto de Serrat en Pontevedra, una polémica actuación con Sabina en el verano de 2007 en la plaza de toros en la que decenas de espectadores con entrada se quedaron sin ver el recital. No obstante, sí hubo espera, de unos 25 minutos hasta la salida del artista al escenario.

A sus 66 años y tras la reciente operación de un nódulo en el pulmón, Serrat se declara "fantástico" y lo demostró desde la primera canción: "Tres heridas", a la que siguió "Del ay al ay por el ay".

En adelante un guión teatral sirvió de hilo conductor en un concierto en el que el catalán estuvo acompañado por seis músicos, bajo la dirección al piano de Ricard Miralles.

Desgranó los temas del último álbum (que lleva el título del poema que Miguel Hernández dedicó a su primer hijo, fallecido a los diez meses), pero también una selección de las obras del poeta ya musicadas por el cantautor hace 38 años, como "Las nanas de la cebolla" o "Para la libertad".



Imagen de Rafa Vázquez
Información http://www.farodevigo.es/