viernes, abril 30, 2004

RETRATOS DE CANTANTES(recuerdos)

RETRATOS DE CANTANTES Retratos de cantantes, editado por el Centro Andaluz de la Fotografía en 2000




Juan Miguel Morales es (...) alguien que cobija palabras, las palabras que curan, las palabras que inquietan; él empieza por ahí y de ahí llega a la imagen, a la fotografía, a la atmósfera que dentro de él ha creado una voz y va a la "captura" de esa emoción (...) y consigue esta "colección" de cantantes tan distintos que sólo él con su empeño de atleta puede lograr. Marina Rossell


Su trabajo, en esta ocasión, es un intento de captar, a través del objetivo de su cámara, los mundos musicales y literarios de unos artistas que han hecho de la canción su forma de expresarse.


Es una aventura difícil, pero sólo lo difícil vale la pena para un artista como Juan Miguel. Luis Eduardo Aute Primera Edición, 1999 Segunda Edición, 2002 Textos: Copyright (c) 1997 Luis Eduardo Aute Copyright (c) 1997 Javier Ruibal Copyright (c) 1997 Marina Rossell Copyright (c) 1997 Juan Miguel Morales Fotografías: Copyright (c) 1999 Juan Miguel Morales Teléfono (34) 649.572.919 Fotografía del autor: Copyright (c) 1998 Omar Jurado Fichas biográficas de los cantantes: Copyright (c) 1999 Omar Jurado y Juan Miguel Morales Por la edición Copyright (c) 2002


CANCIONEROS.COM Una iniciativa del Centro Andaluz de la Fotografía




Todos los derechos reservados. No está permitida la reimpresión de parte alguna de este libro, ni tampoco su reproducción, ni utilización, en cualquier forma o por cualquier medio, bien sea electrónico, mecánico o de otro tipo, tanto conocidos como los que puedan inventarse, incluyendo el fotocopiado y grabación, ni se permite su almacenamiento en un sistema de información y recuperación, sin el permiso anticipado y por escrito de los autores.


Prólogo del Autor




No tendría más de cinco años la primera vez que en la habitación de Marié, mi hermana, escuché detenidamente las primeras canciones en castellano de Serrat: En cualquier lugar, En nuestra casa, Mis gaviotas,... Aquello fue un descubrimiento. Me cautivó. A partir de ahí -y en años sucesivos- investigaría en lo que se llamó la Nova Cançó y presté atención a todo aquello que me oliese a cantautor.


Con ellos -la lista de mis favoritos es larga- aprendí a conectar con la poesía y acercarme al mundo con cierta sensibilidad; a huir de la simpleza, de una visión maniqueísta del mundo... En fin, conformaron, y aún sigue siendo así, la banda sonora de mi vida.


El tiempo me ha hecho un hombre y con el tiempo aprendí una profesión: la de fotógrafo. Es por medio de las imágenes que hoy rindo homenaje a los hombres y mujeres que en cualquiera de los idiomas de nuestra piel de toro, que decía Espriu, dejan testimonio musical de nuestro tiempo, nuestros sueños y nuestra -inevitablemente mezquina- realidad cotidiana.


En un mundo donde la comunicación está controlada y mediatizada para uniformar a los individuos, desarmarlos de propósitos que vayan más allá de intereses meramente económicos y personales, es de agradecer la existencia de estos músicos que cantan.


Por muchos años. Juan Miguel Morales


Al tite Juan y a la abuela Carmen, siempre en mi corazón. Especialmente a Maru, mi madre. A la memoria de Carlos Cano.


Prólogo de Luis Eduardo Aute


Tal vez por encerrar conceptos tan antitéticos, música e imagen han ido siempre, a lo largo de los tiempos, atrayéndose la una a la otra pero sin encontrarse nunca hasta la aparición del cine.


Es curioso que dos medios de expresión tan potentes, tan complementarios, no lograran antes esa reunión. La música nace de una necesidad de expresar estados de ánimo: alegría, dolor, rabia, amor, miedo, soledad, tristeza... etc.


Siempre emociones inequívocamente relacionadas con los sentimientos. Los materiales que utiliza la música son, esencialmente, ritmo, armonía, melodía; todos ellos elementos que pertenecen al universo del sonido. Sin embargo y a mi modo de ver, la imagen fotográfica y/o la observación de esa imagen, no nace tanto de esa necesidad de expresar sentimientos.




La imagen propone la perfección de la luz y la sombra, de lo evidente y lo oculto... En síntesis, la forma en su infinita morfología. La imagen es un disparo a la diana de la retina que es donde se representa lo tangible. Pero el objetivo/subjetivo de ese disparo es lo intangible, el espacio de las ideas y conceptos, la transgresión de ese espejismo que llamamos realidad.


La imagen intenta alcanzar/provocar, no tanto estados de ánimo emocionales sino estados de ¿ánimo? reflexivos, allí por donde los espejos entran en conflicto. Podría establecerse un paralelismo entre música-espiritualidad e imagen fotográfica-materialismo, sólo que el desacuerdo histórico entre espíritu y materia no se da entre música y fotografía porque ambas disciplinas se desarrollan (o deben desarrollarse) desde el intento de transgresión de la realidad que es y debe ser, siempre, el acto creativo.


Pero faltaba ese lugar de encuentro entre música e imagen. Y apareció el cine, ese "melting pot" que se alimenta de imágenes, literatura, poesía, pintura, teatro, música, escultura... todas las artes en un nuevo arte que, a su vez, posee un lenguaje propio. Pero temo estar alejándome del motivo central de estas palabras.


Volvamos al inicio de esta breve reflexión sobre el binomio musica-imagen fotográfica, querría añadir que (una vez "subjetivados" los "objetivos" anteriormente expuestos) es muy probable que la secreta intención del fotógrafo sea la de descubrirnos la música que las imágenes ocultan y la del músico, descubrirnos las imágenes que la música sugiere.


En resumen, ambos, músico y fotógrafo son dos caras de la misma moneda: la que representa el deseo de conocer mejor, llegar a la esencia, descifrar las claves del misterio que encierra el alma humana. Juan (fotógrafo) Miguel (músico) Morales (ser humano) andan/anda, desde hace tiempo y con gran éxito, insistiendo en esa inquietante paradoja del ojo que escucha .... o el oído que ve.


Su trabajo, en esta ocasión, es un intento de captar, a través del objetivo de su cámara, los mundos musicales y literarios de unos artistas que han hecho de la canción su forma de expresarse. Es una aventura difícil, pero sólo lo difícil vale la pena para un artista como Juan Miguel.


Luis Eduardo Aute Prólogo de Javier Ruibal


Tengo nueve años y siento frío, un frío descomunal que me sube por las rodillas y se cuela en el pantalón corto acuchillándome las ingles; ya no llueve y las botas de agua cuelgan al final de mis piernas con el balanceo de la bici de la que tiran afanosamente las piernas de mi hermano. Pedalea, resopla y silba una música que no conozco.


Él no pasa frío, yo lo paso por los dos durante un rato interminable que concluye con un frenazo ante un portal que ni recuerdo. Gran movida de bicicleta atravesada en las escaleras; bronca de la vecina que pasa renegando y por fin primer piso.


La bici se queda en el rellano. Tras una puerta se oye otra vez esa música que desconozco y que duplica su volumen cuando ésta se abre Y aparece un amigo de mi hermano.


Caminar por el pasillo al encuentro de aquellos sonidos tiene para mí un efecto cautivador, casi mágico. Mi hermano y el otro chapurrean un guachu-guachu no muy parecido a los que cantan en el disco.


Ya no siento frío. Estoy frente a un tocadiscos junto al que hay una portada en la que aparecen las caras de cuatro hombres con flequillo repetidos en un montón de fotogramas. Arriba se lee THE BEATLES "A HARD DAY'S NIGHT " y quedo hipnotizado por esa imagen y fascinado por esa música. -


La noche que Astrid Kirchhers oyó tocar a los Beatles en el Kaisserkeller de Hamburgo, se enamoró de Stu Sutcliff, uno de los dos Beatles que no disfrutaría de la fama y se hizo asidua de la banda. -Fotógrafa en prácticas, dio a sus recientes ídolos la oportunidad de verse desde afuera, como si ya fuesen algo más que unos chavales ingleses de aventura por el Continente.


Lo que ella no sabía era que estaba abriendo un nuevo camino al grupo y, por extensión, a toda la música contemporánea. -Rompiendo con las adocenadas imágenes de la época, proporcionó al grupo un carácter que no tenía. Sobre fondos de paisaje industrial hizo posar a la banda enfundados en cuero negro y con las guitarras colgadas de cualquier manera y un mensaje subliminal invitaba a deducir así, a bote pronto, que aquellos chicos estaban ahí rompiendo con un destino que los hubiera condenado al trabajo de no haberse agarrado a la trepidancia de sus cuerdas y a la temeridad de sus pocos años. -


Ya no son sólo unos músicos, son unos inconformistas, unos transgresores, unos ... ¿rebeldes?.


Tengo trece años; matamos el domingo hablando de tías, de viajar y moverse sin los viejos, de hacer una fiesta para arrimarnos un poco, de planes y más planes. Aparece uno con discos nuevos y nos tiramos a arrancárselos de las manos. En la rapiña me apodero de uno y lo pincho.




Algo está ocurriendo con los flamantes altavoces del anfitrión que corre a bajar el volumen por si estallaran con el sonido roto y arrebatado de aquella guitarra -suena así tío- apuntan -suena así. Dale caña joder-. El que apunta es un oyente aventajado que cabecea con los ojos cerrados. Los demás hacemos lo mismo.


Algo se estremece dentro cuando me siento atrapado por un sonido volcánico que te empuja las vísceras, te apalea los huesos y te llena de euforia hasta la última neurona. El aventajado apunta más cosas, que si este tío habla de sexo libre, que si fuma, que si toma cosas, ácidos y no sé cuantos.


Abro los ojos y en la carpeta me encuentro con un negro con una melena crespa e indomable hasta duplicar el volumen de su cabeza y una camisa con todas las flores del Paraíso Terrenal. Un gesto descarado y una boca insolente te preguntan: ¿Are you experienced? y debajo firmaba JIMI HENDRIX El aventajado se ha sentado en el rincón más oscuro alegando que quiere estar en su rollo.


Dudo que exista tal rollo pero me siento en el suelo frente a él, caigo en la cuenta de que hace días que no se peina, me río pensando en el cabreo de su madre ahora que por fin había conseguido doblegarle el flequillo y me digo a mí mismo que yo tampoco voy a peinarme. -Desde las fotos de Astrid al videoclip, de la camisa de Hendrix a la camiseta babeada de Sid Vicious, pasando por la capital hortera de Elvis, los super peinados de Las Suprammes, los sobrios atuendos de L. Cohen, el sombrero de Dylan, las ropitas de Yes, los disfraces de Elton John o Bowie y la boina de Bob Marley, ha habido un triple salto mortal vertiginoso del que ha nacido un nuevo arte.


-Un arte para la seducción, la imitación, la persuasión, el consumo... -Arte imparable que nos surte de esos fetiches de los que se rodean los humanos para ver en ellos mas a personajes y casi héroes que a simples mortales. Tengo cuarenta y dos; por casualidad he oído en la radio el fragmento de un solo de Eric Clapton que me ha llevado a buscar por las paredes de mi memoria un póster de Cream. Al cabo de un instante percibo que no es Clapton aunque sí su sonido y su solo. Es un grupo de ahora y de aquí que suenan clavaditos a él. El locutor afirma que es lo más nuevo, la gran revelación del año.


Me quedo impávido. No siento nostalgia, trato de comparar aquellos ímpetus revolucionarios que taladraban mi alma a golpes de guitarra eléctrica con estas imitaciones. El locutor nos recuerda que ya han logrado su segundo disco de oro. Me quedo patidifuso. Hace dos noches vi al aventajado. En todos estos años se ha literalmente atiborrado los oídos con todo lo nuevo que salía, por eso es el aventajado.


Sigo viendo en él al niño que quería estar en su rollo. Le pregunto qué tal le va y me dice que a su rollo, que bien y que si sabía quienes eran estos señalándome el altavoz con el índice. Le digo que no y ejecuta una danza autista con gestos y aspavientos. No me habla más. El aventajado no sólo ha llenado su discoteca, también su armario ha conocido todos los atuendos de sus efímeros ídolos.


Ahora calza botas pseudo futuristas sobre plataformas de vértigo y ya no necesita peinarse porque se afeita la cabeza. El aventajado bailaba tecno-trance en un bar ruidoso.


-Una imagen certera puede mejorar una canción medianita, pero puede también engrandecer una buena canción. También puede retratar resaltando evidencias, camuflando carencias, enfatizar carácter donde lo hay o inventarlo donde no lo hay. Ocurre más a menudo de lo deseable que una cámara maestra proporcione un perfecto maquillaje a músicas de una abusiva comercialidad y esto pone en desventaja a músicas más perdurables.


-Es como si las fotos de los Beatles en Hamburgo, que venían a decir algo así como: ¡viva la música! se hubieran vuelto contra Astrid para gritarle: ¡viva la imagen!. -Nadie suponía que esto sería así pero una cámara maestra siempre cumple su objetivo: fascinar. Como nadie suponía que una de las industrias más prósperas del planeta multiplicaría sus fondos vendiendo canciones de unos tipos que llevan treinta y tantos años cantando cosas como esta: no hay futuro, Nena... no hay futuro y están dispuestos a aparecer en un disco disfrazados de general austro-húngaro o bien... en pelotas. Javier Ruibal Prólogo de Marina Rossell Juan Miguel Morales es para mí, ante todo, un "degustador" de música.


Alguien que cobija palabras, las palabras que curan, las palabras que inquietan; él empieza por ahí y de ahí llega a la imagen, a la fotografía, a la atmósfera que dentro de él ha creado una voz y va a la "captura" de esa emoción.


Mezcla su deseo de mezclar, hace que coincidan artistas de sensibilidades diversas con similares intenciones, y consigue esta "colección" de cantantes tan distintos que sólo él con su empeño de atleta puede lograr. Si la realidad impresionista tiembla ante nuestra mirada, las fotografías de J. M. Morales, tiemblan y se miran para "oírlas". Son su tributo de agradecimiento a las voces que le acompañan. Desde mi voz, Juanmi, y ante tu trabajo, el brindis hoy va por ti. Marina Rossell JOAN MANUEL SERRAT


Joan Manuel Serrat aparece en el 65 como miembro número 13 del colectivo de cantantes de lengua catalana Els Setze Jutges (espina dorsal de la Nova Cançó catalana de los años 60).



Es el primer cantante que logra colocar una canción catalana en las listas de éxitos del Estado Español con el tema "Cançó de matinada" (66); proeza que repite en el 96 con el álbum doble "D'un temps, d'un país" (trabajo donde interpreta canciones de sus compañeros de canción catalana grabadas desde el 65 hasta el 75).



Su trayectoria bilingüe -canta tanto en catalán como en castellano- está plagada de éxitos y coherencia. Artistas importantes de todo el mundo cantan canciones suyas: David Broza (Israel), Carlos Do Carmo (Portugal), Mina (Italia) o Jaime Marques (Brasil), por ejemplo, y en el Estado Español gente del flamenco, el rock o el pop le dedicó un disco homenaje titulado "Serrat, eres único". A finales del 2000 recrea canciones latinoamericanas a través de su alter ego Tarrés, en un trabajo titulado "Cansiones".

LUIS EDUARDO AUTE

Luis Eduardo Aute grabó su primer disco sencillo en el 67. Pero en aquella época su vocación era escribir y pintar. Esa falta de ganas por "hacer carrera" en el mundo musical le permitió grabar discos temáticos con arreglos arriesgados y cambiar de estilo y tono cuando le viniera en gana.



Amante del cine y la literatura, profundo muchas veces y superficial cuando necesita descansar de sí mismo, contradictorio -y se enorgullece- y ácrata sincero. Los 80 le traen el éxito popular como cantante, pero no se duerme en los laureles; los 90 le confirman como un cantautor arriesgado, sincero y coherente en su búsqueda.



En Latinoamérica empieza a ser un nombre importante. El sexo, el tiempo y el amor son algunos de los temas que Aute toca con gran lucidez. En el 2000 varios de sus compañeros cantantes (Serrat, Javier Álvarez o Rosendo, por ejemplo) graban un disco homenaje versioneando algunas de sus canciones.



Agradecimientos Gracias a Luis Eduardo Aute, a Marina Rossell y a Javier Ruibal, por sus textos. A Joan Manuel Serrat por su "Bendita Música ". A María José Perucha, por el maquillaje a Jaume Sisa y a Javier Álvarez. A Omar y su ordenador, porque he abusado de ellos. A l’ACIC (Associació de Cantants i Intérprets en Llengua Catalana), especialmente a Lluís Marrasé, y a la Asociación de Cantautores Zeca, que desde Madrid, empuja con entusiasmo Quintín Cabrera, por haber creído en mí.



A todo el equipo del Centro Andaluz de la Fotografía, sin ellos no hubiera sido posible esta publicación. A los amigos, amigas y familia, por su apoyo incondicional. A las canciones que me acompañan a lo largo de este maravilloso y jodido -a la vez- viaje.





Información Cancioneros.com

sábado, abril 03, 2004

Serrat vistió con clase el traje sinfónico 1/4/2004



Joan Manuel Serrat

Serrat vistió con clase el traje sinfónico

Unas 1.500 persona llenaron el Municipal en el primero de sus tres conciertos.

Gabriela Bade 1/4/2004

Algo tiene Joan Manuel Serrat que puede ponerse en cualquier escenario como si fuera un traje hecho a medida. Para un hombre sin corbata como él, los perfumes, vestidos brillantes y peinados recién salidos del horno podrían parecer complementos exóticos. Pero anoche en el Teatro Municipal de Santiago eran sólo parte del paisaje. O tal vez parte de la tradición garbosa del llamado primer escenario del país, que se combinó de manera curiosa con la autoridad que caracteriza a Serrat y su público.

Aunque el lugar es casi siempre un dato intrascendente, anoche no fue el caso. El propio músico lo aclaró: “Para mí es una noche muy especial, 33 años después de haber pisado este escenario por primera vez. Las emociones se precipitan. Espero que no excesivamente por el bien del concierto”.

Por supuesto el trovador catalán cumplió. A pesar que la solemnidad que impusieron los arreglos orquestales podrían haber sido muy pomposos, el trabajo de llevar las 22 canciones del disco Serrat sinfónico, se hizo acorde a la personalidad del autor y es amable.

Sí. El concierto de anoche como el concierto del álbum fue íntimo pero no exactamente relajado. Inevitablemente el teatro impuso todo su temperamento protocolar sobrio y bien educado.

Apenas algunas fans gritaron dos o tres saludos al músico. No había espacio para mayores demostraciones de afecto que no fuera el silencio y los justos aplausos entre tema y tema.

Como ha explicado el músico, tanto el disco como el concierto no son ni un grandes éxitos ni una antología. Es una selección de canciones a las que le queda bien el sonido sinfónico.

“Penélope”, por ejemplo, es uno de los que mejor visten los nuevos arreglos. Un pulso un poco más acelerado que su tempo original rejuveneció sus versos y la trajo al presente casi como si no tuviera 30 años.

En general esa es la norma de “Serrat sinfónico”. Mantenerse en el formato de canción popular pero con la sonoridad sobrecogedora de una gran orquesta.


Información de : Emol.cl

Imagen de : Google