lunes, junio 20, 2011

Las casas de los escritores abren sus puertas para iniciar un viaje literario por sus vidas

Las casas de los escritores abren sus puertas para iniciar un viaje literario por sus vidas

La escritora Ángeles Caso publica 'Las casas de los poetas muertos'.
Las casas de algunos de nuestros autores más célebres nos dan la excusa perfecta para recorrer una parte importante de nuestra geografía.
Historia, literatura, ocio y saber, juntos en esta poética aventura

PAULA ARENAS. 20.06.2011

Poder meternos un poco más en el mundo de los autores que nos han permitido soñar y desconectar de lo cotidiano es algo que podemos conseguir entrando en algunas de las casas que habitaron. Muchas son hoy museos que nos ayudan a conocer cómo fueron y cómo vivieron escritores de la talla de Lorca, Alberti, Pardo Bazán, Miguel Hernández o Galdós.

Autores que, repartidos por nuestra geografía, nos brindan una buena excusa para organizar una escapada este verano o no desaprovechar alguna ya preparada.

Castizos y enemigos
Nuestro escritor más conocido y reconocido, el más internacional de nuestras letras, Miguel de Cervantes (1547-1616), tiene su casa museo en Alcalá de Henares (calle Mayor, 48), la única que de momento se mantiene como la casa natal del escritor. Sin embargo, esta no fue su única residencia, de hecho el autor del Quijote, que logró sobrevivir económicamente muy a duras penas, tuvo muchas otras residencias. Y curiosamente en una de ellas compartió barrio con el autor de su época con quien seguramente peor se llevaba, el gran Lope de Vega.

El entonces llamado barrio de las Musas, hoy de Las Letras, dio cobijo a estos dos escritores. Ahora bien, las circunstancias eran bien distintas: el autor de Fuenteovejuna no se vio, como el creador del Quijote, obligado a vivir con penurias económicas, y su residencia era la de un hombre con posibles.

La que hoy es su casa museo es la misma en la que el autor de La dama boba murió y que encontramos en la calle Cervantes, 11 (antes bautizada como los Francos). En esta calle también vivió Cervantes entre 1614 y 1616. Curiosa coincidencia para dos literatos tan mal avenidos, algo que, por otra parte era bastante normal en la época.

Los escritores dependían de sus mecenas, y para lograrlos, no venía nada mal desacreditar a los competidores. No fueron los únicos, Góngora y Quevedo son dos de los más célebres enemigos de nuestra literatura.

Construida la buena y aparente casa de Lope en 1578, fue adquirida por el dramaturgo en 1610, cuando tenía 48 años, por 9.000 reales de plata. Y allí viviría durante 25 años, hasta su muerte.

Y esto es solamente el principio de todos los lugares que podemos descubrir en un viaje que une literatura, imaginación, realidad, ocio y conocimiento.

Residencias de los literatos

Rosalía de Castro - Padrón (A Coruña)
Nacida en 1837 en Santiago, la autora de Follas novas solo vivió hasta los 48. Los dos últimos y trágicos años (por el cáncer que sufría) los pasó en la que hoy es su casa museo, en Padrón. Conmueve la cantidad de cosas que los gallegos envían en homenaje a esta escritora que tuvo que luchar contra su tiempo.

Emilia Pardo Bazán - A Coruña
La autora de Los pazos de Ulloa no solo fue una feminista, sino que luchó por entrar en la Academia, sin éxito, hasta el final. Su casa museo (alberga además la Real Academia Galega) está en la calle Tabernas II de A Coruña, donde vivía de niña. Otra de las casas que la acomodada familia poseía era el pazo de Meirás, el mismo que Franco hizo suyo.



Federico G. Lorca - Fuente Vaqueros (Granada)
Nada menos que 50 años fueron los que tuvieron que pasar desde el fusilamiento del autor de Poeta en Nueva York para abrir la casa museo que, en su Fuente Vaqueros natal, hoy puede visitarse. Situada en una calle cuyo nombre también rinde tributo al poeta, en ella encontramos manuscritos, cartas y dibujos del escritor.
"Se cuenta que Lorca a veces toca el piano"


Antonio Machado - Segovia
Fue la cátedra de francés la que en 1919 llevó a Machado a Segovia, donde se quedaría 12 años. Su hogar: una pensión en el número 5 de la calle Desamparados, donde actualmente se encuentra su casa museo. Pero fueron muchas las residencias del autor de Soledades, que curiosamente nació en una habitación del Palacio de Dueñas.


Miguel Hernández - Orihuela (Alicante)
Abierta en 1985, esta casa fue la residencia donde el poeta vivió con sus padres y hermanos. En el número 73 de la calle de Arriba (hoy llamada como el autor), el museo alberga los muebles típicos de las viviendas de la zona, además de una muestra de imágenes del poeta fallecido en prisión, en 1942, a los 31 años.

Rafael Alberti - El Puerto de S. María (Cádiz)
Una clásica casa andaluza de tres pisos, situada en el Puerto de Santa María (donde nació Alberti, en 1902), alberga en la actualidad el museo dedicado al poeta. En ella vivió Alberti de niño y en su interior recorremos no solo su infancia, sino también la donación que junto con su primera esposa, María Teresa León, hizo en 1978.

Benito Pérez Galdós - Las Palmas de Gran Canaria
En la casa natal del escritor es donde se sitúa el museo a él dedicado. En esta vivienda familiar, ubicada en el barrio de Triana de Gran Canaria, vivió el autor de Fortunata y Jacinta hasta los 19 años. La exposición interior recrea el ambiente en el que se crió el escritor en Las Palmas primero, en Madrid y Santander, después.

Melchor de Jovellanos - Gijón (Asturias)
En esta casa nació Gaspar Melchor de Jovellanos en 1744 y a ella regresó en 1790. Situada en el límite meridional del barrio de Cimadevilla, dentro de la ciudadela de Gijón, sirve desde su apertura, en 1970, para, además de recordar la vida y obra del intelectual, exhibir la colección artística municipal de Gijón.

La escritora Ángles Caso, Premio Planeta con su obra Contra el viento, ha recibido el VI Premio de Llanes de Viajes por Las casas de los poetas muertos, obra que indaga en cómo vivieron algunos de nuestros escritores más importantes y para la que las ha recorrido todas.

¿Cuáles son las casas que más le han gustado?
Las de Machado y Lorca son muy emocionantes.

¿Y las menos falsificadas?
Esas y la de Lope de Vega.

¿Las que más le impactaron?
Las de Lorca, por el contraste entre la sensación de vida doméstica tranquila y alegre que transmiten y la tragedia que se produjo después.

¿Qué ruta recomendaría?
En A Coruña hay una ruta rosaliana que recorre los lugares en los que vivió o sobre los que escribió Rosalía. Preciosos, verdes y frescos.

¿En alguna de las casas sintió al escritor que allí vivió?
Especialmente en las de Lorca. De hecho, hay leyendas sobre su presencia en la Huerta de San Vicente. Se cuenta que a veces toca el piano.


*Puedes comprar Las casas de los poetas muertos en PopularLibros




Información e imagen http://www.20minutos.es/noticia/

2 comentarios:

mentecato dijo...

Qué hermoso.

Freyja dijo...

Hola amigo, que gusto saber de ti, Si que hermoso...yo vole, debe ser divino conocer todos esos bellos lugares...tan llenos de poesías..
que estés muy bien y gracias y un abrazo grande amigo